• Caracas (Venezuela)

Opinión

Al instante

Boris Santos Gómez Uzqueda

Ecuación para la innovación

autro image
  • Tweet:

  • Facebook Like:

  • Addthis Share:

No es la primera vez que se insiste en la promoción y estímulo desde el Estado para que inversiones privadas puedan emprender y generar desafíos para la construcción de las #CiudadesDigitales o #SmartCities en nuestra América Latina particularmente en Venezuela y Bolivia.

Reiteramos que  #CiudadDigital no es otra cosa que una respuesta de las ciudades a sus ciudadanos: brindar mayores oportunidades y mejores condiciones de vida, alivianar su trabajo.

Los ciudadanos están “descubriendo” -y lo mejor- están “utilizando” servicios que las #CiudadesDigitales están ya ofertando: ejemplo acceso online para gestión de servicios públicos (desde pago de impuestos, aplicaciones para transporte público, info de turismo, ofertas de servicios, reservas, servicios municipales, tráfico, estacionamientos y localización de dispensadoras de combustibles).

Hay una ecuación para la innovación que se está aplicando al nuevo modelo y paradigma: #CiudadesDigitales = sostenibilidad+eficiencia energética.

Ya hemos definido en anteriores análisis sobre las ciudades digitales y sus apuestas por el futuro desde el presente. Hoy vamos a comentar algo más puntual: la innovación para las ciudades tiene que ver con, por ejemplo, mejorar niveles de consumo energético en las ciudades (eficiencia en el consumo de electricidad, de gas, de combustibles fósiles, etc) a través de softwares (o programas) que midan en tiempo real el consumo de familias, industrias, vehículos y conviertan esa #BigData (grandes datos) en herramientas de mejora continua en el uso de la energía.

Rescatamos una #CiudadDigital emblema de éstos últimos años: la japonesa Fujisawa cuyo objetivo, entre otros, es reducir 70% de emisiones de CO2 (emisiones de gases efecto invernadero) utilizando herramientas de tecnología que permiten conocer tendencias de uso, frecuencias, formas de ahorro y modelos nuevos de gestión de la energía que permitiría a esa ciudad tener esquemas de seguridad energética que en caso de haber algún desastre natural (terremotos, etc) disponer de energía, agua y comunicación por un lapso de tres días en tanto se proceda con tareas de rescate y reconstrucción, todo ello gracias a la previa acumulación y análisis de datos recogidos en tiempo real desde dispositivos y sensores.

La ciudad norteamericana de Denver está en la misma lógica de reducir emisiones CO2 y reducir consumo eléctrico (están utilizando en escala mecanismos y luces “Leds” inteligentes en las calles) y la tecnología permite que sensores de movimiento enciendan/apaguen las luces de ciertos sectores de la ciudad mejorando uso/ahorro de electricidad.

Lyon en Francia conocida como “ciudad del futuro” está construyendo modelos de gestión para nuevas redes de distribución y estímulo de energías alternativas utilizando datos de tendencias de usuarios.

Ya en nuestro Hemisferio la ciudad Redenção, en el estado brasilero de Ceará es la primera ciudad que cuenta con tendido totalmente subterráneo de fibra óptica. Aunque el Municipio es pequeño -en términos poblacionales- tiene escuelas públicas con alta velocidad de internet.

En otra ciudad brasilera como Águas de São Pedro instalaron soluciones públicas para estacionamientos “inteligentes” y gestión remota del sistema de energía. Permiten ahorro de tiempo y mejora de calidad de vida a usuarios/ciudadanos.

Para que la ecuación funcione el Estado debe generar condiciones marco mínimas: inversiones estatales en tendidos de fibra para motivar a inversionistas privados en soluciones que utilicen esas redes para servicios en seguridad, vigilancia, data, puntos de acceso a Internet para uso libre, etc. A partir de ello se hará la “gran recogida” de datos o #BigData (captura y análisis de datos de gran volumen) que es la mejor herramienta para la gestión de las ciudades. Las próximas políticas públicas municipales se deberán hacer utilizando modelos recogidos previamente de la gente a través de la tecnología (softwares de inteligencia) de manera de generar obras civiles y otros que realmente respondan a las demandas ciudadanas y no al despilfarro y a la discrecionalidad.

Falta mucho por construir en los esquemas y modelos de las #CiudadesDigitales. Estamos en el camino y vamos a seguir insistiendo. Las nuevas generaciones van a agradecernos.

*Consultor del sector privado, síguelo en twitter: @bguzqueda.