• Caracas (Venezuela)

Opinión

Al instante

Henrique Salas Römer

Easy come, easy go

autro image
  • Tweet:

  • Facebook Like:

  • Addthis Share:

En julio de 1998 viajé a Europa. Hugo Chávez lo había hecho dos meses antes. En Madrid había visitado a Marcos Pérez Jiménez, y en Londres, a juzgar por la reacción de la prensa, había causado una excelente reacción de la industria petrolera. 

Al enterarme meses después de la estrecha relación que ya tenía con Gadafi, pude imaginarme aquel primer encuentro. Les habría hablado de sus relaciones con los jeques y dado seguridades de que el petróleo iba a subir. De hecho, sabemos que intentó hacerlo. Algunos lo recordarán ya electo, recorriendo Bagdad con el poderoso Sadam Hussein al volante.

Mi visita a la British Petroleum no podía despertar el mismo interés. El precio del petróleo rondaba los 12 dólares el barril. Me limité a indagar sobre su interés en Venezuela, el de British Petroleum, y sobre su capacidad para operar a bajos precios. A decir verdad, no se mostraron demasiado preocupados. Estaban cubriendo gastos, y mejorando su eficiencia. Pero, claro, un aumentico no les caería nada mal.

He insistido desde inicios de octubre en que el año próximo la cesta petrolera venezolana puede descender a 50 dólares el barril. Ahora comparto esta anécdota para que se entienda que los precios pueden bajar mucho más. 

¿Cuál será el impacto sobre Venezuela?

Decir que nuestra situación es grave es quedarse demasiado cortos. En los 2 últimos años, con la cesta petrolera nuestra aún sobre 90 dólares el barril, el gobierno se ha visto obligado a encender la maquinita de fabricar dinero. Con miles de millones de bolívares inorgánicos circulando y tan poco que comprar, no es de extrañar que la demanda se haya trasladado al dólar, produciendo una gigantesca devaluación. El dólar paralelo, señor Maduro, está 5 veces más caro que cuando usted llegó. Y listo para caer varios peldaños más.

El precio promedio, siendo optimistas, puede caer a 60 en 2015 (la semana pasada bajó a 61), o a 50, como lo sospeché… o aún más bajo, ¿cuántos bolívares de mentirita tendrá usted que fabricar para cubrir el presupuesto? ¿Hasta dónde llegará la devaluación? Ya está llegando a 200. ¿A 500? ¿A 1.000? Cualquier cifra es posible.

Y como una cosa lleva a la otra ¿A cuánto llegará la inflación?

Les doy un ejemplo. Cuando Fujimori llegó al poder, la inflación peruana superaba 2.000% anual. Él mismo me lo contó, sentado a mi lado, cuando en 1994 le ofrecí atenciones en el Capitolio de Valencia.

Si durante 5 años el petróleo se mantuvo por encima de los 100 dólares fue por una combinación fortuita de factores. El detonante fue la crisis bancaria de 2008. La devaluación del dólar hizo subir automáticamente los precios, y la banca, a cambio de la burbuja de la vivienda, se las ingenió para construir una gigantesca burbuja con opciones de petróleo a futuro. De refilón los venezolanos nos ganamos la lotería.

Pero la burbuja financiera reventó, el dólar se ha vuelto a fortalecer, y los precios, afectados también por factores concurrentes, están colapsando. 

(Sobre la incidencia del petróleo de esquistos así como las variables geoestratégicas he escrito en entregas anteriores. http://www.abcdelasemana.com/2014/11/14/50-dolares-el-barril/ y http://www.abcdelasemana.com/2014/11/28/el-parto-y-las-pesadillas/).

En buen criollo, el régimen está como quien se gana el Premio Gordo y el año siguiente, habiéndolo dilapidado todo, tiene que pedir limosna. Igualito está el país.

Easy come, easy go.

hsr.personal@gmail.com

@h_salasromer