• Caracas (Venezuela)

Opinión

Al instante

Eduardo Semtei

Fin de las seudorrimas politiqueras

autro image
  • Tweet:

  • Facebook Like:

  • Addthis Share:

Comencé la semana pasada a escribir unas rimas con ribetes políticos y rabitos de cochino criticones. Habían quedado por fuera muchos personajes/ figurones de este maremágnum, de este aquelarre en función continuada. Hoy trataré de enmendar mis errores.

Vamos con la fiscal que más roja rojita no pudiera ser. (Paloma no es gavilán/ papelón no es sal de higuera/ ni limonada champán/ ni la fiscal es sincera). Las otras mujeres del poder público tienen también su canto. (Defensora y contralora/ damas de mucho postín/ resultaron habladoras/ gamelote y aserrín). Lo que hablan siempre o es a favor del Gobierno o es en contra de la oposición, pero sin ninguna idea seria, sólida, de sentido común. Pura paja.

En el Zulia le atribuyen al hijo de Arias Cárdenas el negocio de la venta de los chips de gasolina. Todo maracucho desprecia la medida. (Para el zuliano de orgullo/ el chip le causa arrechera/ sabiendo que es un chanchullo/ del marido de la nuera). Se la pasan persiguiendo taxistas y arrestando a parroquianos por supuestos contrabandos de gasolina cuando son los “soleados” los jefes del negocio.

Del Grupo 80, de donde supuestamente saldrían los nuevos políticos, sólo emergieron apologetas y aduladores. Era inimaginable que alguno de ellos dijera que estaba orgulloso de ser el dedo de Chávez. (Con castillos en el aire/ y un gobierno mamotreto/ se baña siempre en el Guaire/ con su marido el atleto). De ese lote de dirigentes estudiantiles quedan pocos honestos y serios. Terminaron siendo peores que aquellos que recibieron durante años sus críticas. Ay, caray, es que en ese caso billete mata honor.

Otro dirigente estudiantil que mostró un lado perverso y un lisonjeo penoso con los militares terminó de gobernador impopular. (Sabe de estafa y de hurto/ le gusta donde sí hay/ lo conocen como el turco/ la gente de Maracay). Mientras tanto Aristóbulo que tanto se ufanó de ser un humilde trabajador, abandonó para siempre la esfera de la sencillez y la defensa de los trabajadores para codearse con peloteros millonarios y ciertos sectores de la burguesía que disfrutan “las delicias del mar” en buenos yates. (Cuando ve a la gente rica/ siempre le pela los dientes/ y todo el cuerpo le pica/ es el afrodescendiente).

No es de ninguna manera de los últimos, uno de los sempiternos enchufados, el señor Chacón ofreció renunciar si en 100 días no arreglaba el asunto de los apagones; pues, ahora la cosa está peor y el hombre nada que cumple su palabra, por el contrario, se queda atornillado y declara cada disparate, entre otros, atribuirle al imperio todas sus carestías e insuficiencias gerenciales. (Dice que sabe el misterio/ por qué la luz se nos va/ bicho bruto, es el amperio/ te decimos, vete ya).

En todo caso, a cada uno de estos depredadores del futuro, engañifas a todo dar, hay que dedicarles no sólo rimas criticonas sino el más severo repudio. Van directo a una derrota abismal en diciembre. Muchos de estos títeres quedarán sin cabeza. Destripados del poder. Y desde allí emprenderemos una larga marcha hacia del progreso del país. La recuperación de la economía. Del proceso civilizatorio y, sobre todo, de la moral, la decencia, la democracia y el pluralismo. Los herederos familiares gozan del poder en forma desenfrenada. (La chicha no es miel de abeja/ ni se endulza con melaza/ chipichipi no es almeja/ y no es de fiar el Arreaza).

Termino con uno al innombrable que puede muy bien referirse a cualquiera de quienes han conducido a Venezuela a este caos institucional. (Hombre de verbo procaz/ dirigente del atraso/ capitán de lo incapaz/ y general del fracaso).

Bueno, ya está bien por ahora. Se sufre pero se glosa. Saludos a Graterolacho a la diestra del Señor (si el otro trata de entrar no lo dejes, es un coleado).