• Caracas (Venezuela)

Opinión

Al instante

Alexis Correia

Días de fútbol

autro image
  • Tweet:

  • Facebook Like:

  • Addthis Share:

Un nuevo Mundial, otra bandera prestada. Venezuela tampoco clasificó a Brasil 2014 y la desfalleciente inversión publicitaria propicia que la cuña futbolística de TVES se convierta en tema de conversación. El incipiente star system que se ha ido incorporando al socialismo por los mismos caminos que conducen a Roma (la hija de Diosdado Cabello, el tecnomerenguero Roberto Antonio, Layla Succar, Gigi Zanchetta y el joven cantante apodado el Potrillo) se ajusta las franelitas de Brasil, Argentina o España, aunque el principal reto intelectual se me hizo identificar a los que no son tan famosos, así como imaginar las razones por las que no estuvieron Paul Gillman con una camisa de monstruo, Roque Valero con las patillas de Bolívar y Hany Kauam como el novio del Mundial.

Para los que no vieron la cuña, algunos de los momentos estelares incluyen al presidente de TVES, Winston Vallenilla, desplazándose con el balón con la misma ligereza del dinosaurio Barney y un pechazo de Roberto Antonio a Susej Vera por el que recibe tarjeta amarilla.

Ojalá fuera solo la cuña. El pasado domingo a las 8:00 pm me calé un “especial” de una hora en TVES, antesala a Brasil 2014, con Vallenilla bailando junto a una animación virtual del cachicamo-mascota Fuleco y César “Nanú” Díaz uniéndose a la samba y amenazando con quitarse la chaqueta. Hubo entrevistas interminables al director, el coordinador técnico, el director de fotografía y el director de imagen y promociones, como si aquello fuera el capítulo final de Game of Thrones. La palabra clave era “familia”. En las pausas, Marlene de Andrade, esposa de Winston, leyó un pensamiento de Buda, la hija de Diosdado Cabello al Che Guevara, Susej a Einstein y el Potrillo a san Francisco de Asís.

Busco un punto de referencia como habitante de un país con cuatro tipos de cambio y me dirijo a Youtube.com. De mi círculo más cercano de conocidos he recibido comentarios predominantemente negativos de “We Are One, Olé Olá”, la canción oficial, o una de ellas, de Brasil 2014 (“nunca superarán a la de Italia 1990”, escucho de manera recurrente). Aunque Pitbull y Jennifer López no me parecen muy futbolísticos, creo que el videoclip es canónico y el tema musical será mejor tratado con el paso del tiempo. De lo mejor del Mundial que he visto hasta ahora.

De lo más decepcionante, la superproducción de la transnacional de ropa deportiva Nike, en el que unos muchachos que están jugando una caimanera van incorporando unas especies de “avatares” virtuales de superestrellas como Cristiano Ronaldo y Neymar. Se me hizo rebuscado, y cuando brotó el gigante verde Hulk como guardameta se me quitaron las ganas de llegar al final.

Los argentinos son mejores para hacer cuñas patrioteras de fútbol que para pasar de la ronda de los cuartos de final. Las más impactantes me han parecido la del papa Francisco del consorcio Torneos y Competencias (“un argentino hizo esto en Brasil, imagínate 23”) y otra de YPF en la que se hace un montaje con jugadas de algunos de los integrantes actuales de la albiceleste cuando eran niños (el pequeño Lionel Messi es el más estelar, por supuesto). Las ventajas de pertenecer a una generación en la que todo queda registrado en imágenes (y lo que vendrá).

Otro comercial en el que vale la pena perder unos minutos es el de la cervecera chilena Cristal, armada con parodias de películas de terror (“Chile mete miedo”). Hasta hay una de Croacia en la que el equipo ajedrezado derrota a Brasil. Hace unos años hubo una en la que la Vinotinto le iba ganando a Alemania. Aprovechen ahora, que luego ganan los de siempre.

En Twitter: @alexiscorreia