• Caracas (Venezuela)

Opinión

Al instante

Freddy Carquez

¿Diálogo y paz democrática?

autro image
  • Tweet:

  • Facebook Like:

  • Addthis Share:

Los inesperados y trágicos sucesos políticos y represivos de las dos últimas semanas de febrero constituyen un extraordinario llamado de atención al gobierno del presidente Maduro y del PSUV, porque responden a un estado de ánimo crítico de la mayoría de nuestra sociedad, la tolerancia a los errores y abusos cometidos desde el poder político han llegado a la frontera de la impaciencia.

Son 14 años de gestión ininterrumpida,  de numerosas promesas y abundantes ofertas de prosperidad, disponiendo de abundantes recursos financieros y un amplio apoyo de la comunidad, cabalgando sobre precios petroleros muy favorables y los resultados tanto económicos como sociales son malos, apuntando a transformarse pronto en peores. En esa situación ¿cómo se le ocurre a Nicolás Maduro, Diosdado Cabello, Rafael Ramírez o Aristóbulo Isturiz ignorar el justo reclamo popular? 

Panorama heredado de una administración que se caracterizó por el estatismo desordenado y la corrupción galopante, sin planes ni controles y un elevadísimo gasto público a expensas de la renta petrolera, exacerbando como en los viejos tiempos de la Gran Venezuela el consumismo desenfrenado de la mano de las empresas de maletín, a expensas del boom importador y del acceso privilegiado a las divisas. 

Castigando a extremos las empresas nacionales, ahogando la producción de alimentos y de bienes de consumo cotidiano fabricados en el país, además de deteriorar gravemente las empresas del Estado (Guayana y Pdvsa) por lo que no es una exageración acusar la gestión del chavismo y ahora del madurismo,  de ser responsables del la reedición de la economía de puertos, de la destrucción de la industria nacional y de la profundización del empobrecimiento de la nación.

El panorama se oscurece aún más cuando le pasamos revista al faraónico gasto que le ha costado al país los delirios internacionalistas del fallecido presidente Chávez, extraordinaria falsificación utilizada por grupos de aventureros latinoamericanos para construir espacios de poder en sus naciones apoyados en la petro-chequera venezolana, drenaje realizado a expensas del gasto de  inversión en nuestra sociedad, mil millonaria erogación utilizada especialmente por la dictadura cubana para prolongar su agonía.  

Le ha sobrado el tiempo al nuevo inquilino de Miraflores para proponer una política dirigida a revertir el proceso de deterioro de nuestra economía, ajustando su programación mediante la indispensable revisión de planes y proyectos, acordarse con la oposición e incorporar al conjunto de sectores  productivos, empresarios, trabajadores, científicos y técnicos indispensables, para corregir y avanzar en la búsqueda a corto y mediano plazo de soluciones efectivas a la inflación, a la escasez,  al desempleo y al derroche del patrimonio nacional . 

Condiciones necesarias para el desarrollo exitoso de proyectos destinados al crecimiento de las fuerzas productivas locales, avanzando en  la construcción de un piso económico y social que haga factible  la oferta de convivencia y reencuentro entre los ciudadanos, porque con hambre no hay plan de seguridad posible   Sr. Ministro Rodríguez Torres.

Sin embargo lamentablemente el Presidente no ha sido capaz de construir con efectividad, una propuesta destinada a reencontrarse con los activos progresistas  de nuestra sociedad, por encima de banderías e intereses grupales, convirtiéndose en los hechos en un prisionero de aquellos grupos de poder económico, político y militar, nacionales e internacionales, que llegaron a Miraflores para quedarse, dedicándose a tiempo completo en el interior del estado al despojo de la República.

A partir de la consulta  2007, cuando el Presidente Chávez intentó imponernos su dictadura utilizando mecanismos institucionales, en nuestra sociedad ha crecido la comprensión en torno a la indispensable reafirmación de su vocación democrática.

Transitando un espacio de tiempo importante en el cual la acumulación de fuerzas desarrolladas desde la oposición, ha colocado la voluntad política del país en franco equilibrio, si la cuenta es meramente electoral, pero si incorporamos variables como el uso abusivo del poder del Gobierno y la complicidad del CNE, más la abstención creciente, es obvio Presidente que tanto Usted como su equipo se encuentran en franca minoría.

¿Son las razones expuestas suficientes para desconocer su legitimidad? , no, pero en nombre de ella su Gobierno no puede, ni debe conducir la República como le viene en gana, desordenándola, saqueándola y empobreciéndola, porque semejante conducta  es un atentado Sra. Ministro de la Defensa a la auténtica Seguridad Nacional, no a la oscura y tenebrosa que han utilizado las Fuerzas Armadas de cualquier país del planeta en múltiples ocasiones para actuar  como verdugos de nuestros  pueblos, para servir de muro de contención de las aspiraciones de los ciudadanos.

Comparto con el sociólogo Heinz Dieterich su enfoque sobre la realidad venezolana, expresado en la entrevista que el diario El Universal publica el domingo 23 de febrero, está a la vista que  la quiebra económica y el desorden social han colocado a la sociedad y a sus dirigentes frente a decisiones dilemáticas que deben tomarse pronto, los sucesos que hemos presenciado en estos días así lo indican. 

Por lo que debo insistir particularmente con el Sr. Presidente sobre su inmensa  responsabilidad, porque está en sus manos abrir en serio la puerta de la PAZ  y El DIALOGO  DEMOCRATICO, con la expresa participación de los sectores críticos a su gobierno(Universidades, Sindicatos, Partidos Políticos, Sociedad Civil) o tomar el atajo definitivo de la violencia antipopular, soportada por los instrumentos de guerra regular e irregular que su  Gobierno ha acumulado, que creo que son aparentemente bastantes porque ha  sobrado  el dinero para hacerlo, pero nunca suficientes Sra. Ministra de la Defensa cuando no se tiene la razón. 

FREDDY CARQUEZ. Maracay, 24 de febrero del 2014