• Caracas (Venezuela)

Opinión

Al instante

Pedro Llorens

Diálogo con pañuelo

autro image
  • Tweet:

  • Facebook Like:

  • Addthis Share:

En la oposición abundan los no partidarios de un diálogo con el gobierno y casi que estaríamos con ellos si no fuera porque la exigencia global de dialogar tiene al oficialismo acorralado, desesperado, arrinconado, obligado a ceder, especialmente en el tema de los derechos humanos, y también porque la oposición pierde aliento al cabo de más de dos meses de lucha sin cuartel en la calle, con el peligro de que la protesta derive (cada vez más) en choques cuerpo a cuerpo.  

No es difícil entender la negativa a reunirse de Voluntad Popular, cuyo líder Leopoldo López está y seguirá preso, mientras el gobierno pueda evitar su liberación, aunque con ello lo ayude a mantener el tarot político a su favor… Tampoco la de María Corina Machado, la Juana de Arco que gana batallas para la oposición, en el cenit de su momento político y que, al igual que López, cuenta con evidente apoyo dentro y fuera del país… Ni la de Antonio Ledezma, San Jorge de las protestas en la calle (hasta una huelga de hambre realizó y fue en serio), que le exige a Bigotón pruebas concretas de la voluntad de debatir por la falta de seriedad demostrada en otras oportunidades…Y también en esta: el discurso inicial de Bigotón, soso e interminable, mientras los otros disponían de solo 10 minutos para hablar, solo se explica por el deseo de joder, de aplastar, sin el menor intento de conciliar.

Los estudiantes no dialogarán y es comprensible, incluso plausible en el país de los oportunistas, porque son deudos directos de la mayoría de los 41 muertos y compañeros de buena parte de los detenidos como resultado de la protesta de los últimos dos meses.      

Nadie puede poner en duda, sin embargo, ni siquiera el cínico Jorge Rodríguez, capaz de superar en insidia al malvado Diosdado Cabello, que el jueves 10 de abril la oposición le quedó grande al gobierno y que la presencia de tres cancilleres de Unasur, pese a ser una organización creada y mantenida por Corazón de mi Patria, y la del nuncio apostólico del Vaticano en Caracas, Aldo Giordano (la revelación de los últimos días con su visita a los jóvenes que protestaban ante la ONU y sus posteriores declaraciones de respaldo a sus planteamientos), obligarán al gobierno a respetar ciertos derechos fundamentales.      

El buen pie con que se inició el diálogo y las perspectivas ciertas de lograr acuerdos importantes justifican el que se haya entrado en el juego, aunque sea con un pañuelo en la nariz… pues hay que ver lo que significa correr el riesgo de tener que soportar a Diosdado Cabello.   

pllorens@el-nacional.com