• Caracas (Venezuela)

Opinión

Al instante

Vladimir Viloria

Devotos de Santa Teresa

autro image
  • Tweet:

  • Facebook Like:

  • Addthis Share:

El año que corre, la Hacienda Santa Teresa cumple 220 años de fundada. Empresa familiar profundamente arraigada al país, laureada en todo el mundo y muy comprometida con su entorno social, la excelencia ha sido su baza desde siempre. Hoy por hoy sus mejores rones se cuentan dentro de la élite de los más destacados destilados del planeta. Dediquemos, pues, la crónica de hoy a recordar los atributos de tres de sus mejores etiquetas.

Bicentenario A.J. Vollmer: las mezclas más antiguas de Santa Teresa son refrescadas con rones más jóvenes y pulidas en toneles de roble por 15 años más hasta alcanzar una madurez óptima. De dichos toneles apenas se extraen 1.200 litros de ron al año. Se trata de un ron único. De color caoba oscuro muy brillante, aromas delicados y complejos –frutos secos, almendras–, melosos y afrutados, es persistente, firme, armonioso, notablemente equilibrado y profundo.  

Bodega Privada: mezcla de rones añejos y no tanto, continúa madurando hasta ser embotellada. Aquí, sus exclusivos propietarios disfrutan del privilegio de barricas personalizadas y de ordenar a su antojo el envasado en botellas únicas e intransferibles. Aunque cada barrica evoluciona distinto, puede decirse que el ron es de color ambarino muy brillante. Aromático, derrocha maderas finas con ligeras notas  frutales bajo ricos fondos tostados. En boca es fresco y delicado, pero firme, elegante y persistente. Cada barrica guarda 25 cajas de ron de 12 botellas cada una.

Santa Teresa 1796 Ron Antiguo de Solera: presentado en 1996, tras 200 años de labor, encarna un hito en la ronería mundial, dado su envejecimiento en barricas y luego su afinamiento por el método de soleras, a la usanza del vino fino de Jerez. Fundador contemporáneo del concepto del ron de alta gama en Venezuela, su color es ambarino rojizo, con un aroma y sabor intenso a frutas y avellanas. Meloso, cítrico y de lograda estructura y profundidad. Fino, redondo, elegante, delicado, intenso y de elocuente persistencia.