• Caracas (Venezuela)

Opinión

Al instante

Froilán Barrios

Desventuras del sindicalismo oficialista en la 103ª conferencia de la OIT

autro image
  • Tweet:

  • Facebook Like:

  • Addthis Share:

La reunión de la Comisión de Expertos de Aplicación de Normas de la OIT en el contexto de la 103ª Conferencia Anual que se desarrolla actualmente en Ginebra ha sido el escenario donde el presidente de la Central Socialista Bolivariana de Trabajadores ha manifestado que “la OIT la ha reconocido como la central de trabajadores mayoritaria en Venezuela”.

Semejante aseveración es importante verificarla ante la Comisión de Credenciales de la OIT para este magno evento, ya que la documentación que presentara la CSBT ante el Ministerio del Trabajo en Venezuela para justificar ser la única representante de los trabajadores venezolanos indica absolutamente todo lo contrario.

Por primera vez la CSBT utilizando el abuso de poder institucional impuso a todos los delegados, excluyendo al resto de centrales sindicales venezolanas, las cuales han asistido como consejeros técnicos en las anteriores conferencias anuales. En esta oportunidad el sindicalismo oficialista excluyó hasta sus aliados del PCV como lo denunciara su vocero José Aquino recientemente.

Luego, en la reunión convocada el 08-05 por el Mintra para definir la delegación obrera venezolana, la CSBT presentó su data de afiliados certificada con el número de boleta 365 - folio 50 - Tomo II, donde se identifica desordenadamente la afiliación entremezclada de 27 organizaciones sindicales: federaciones nacionales, sindicatos de base como el campesino socialista Jirajara, federaciones regionales afiliadas a Unete. Lo que indica el grado de improvisación, piratería y desorganización de la afiliación de esa central.

Por otra parte, el grado de desconocimiento del movimiento sindical venezolano por parte del teniente de primera de la Milicia Obrera Wills Rangel es mayúsculo al hablar en representación de 14 millones de trabajadores, cuando la tasa de afiliación sindical en Venezuela no sobrepasa 15% de la población económicamente activa; es decir, alrededor de 2.000.000 de trabajadores afiliados a diferentes centrales sindicales y no solo a la CSBT. En resumidas cuentas, confundió el total de la población económica activa de aproximadamente 13.500.000 trabajadores con la población realmente sindicalizada en el país.

Por tanto, es vano el esfuerzo de pretender erigir la CSBT en la central mayoritaria cuando los datos reflejan todo lo contrario, una organización sindical que no fue elegida por ningún trabajador, sino impuesta en un acto grotesco el 08-11-2011 por el presidente Chávez, denominado en el acto de fundación como el caporal de los trabajadores venezolanos. Política de vasallaje que en realidad ha mantenido el Estado venezolano durante 15 años sobre las condiciones de vida de los trabajadores de este país, y expresada en la actitud de insulto permanente a la OIT por parte del sindicalismo oficialista en la 103ª Conferencia 2014. Tamaña vergüenza para el sindicalismo libre global que, atribulado como el padre que casa a su hija con un buen partido y esta deviene realenga y desvergonzada, solo se atreve a balbucear: “Qué pena con ese señor”.

 

*Movimiento Laborista