• Caracas (Venezuela)

Opinión

Al instante

Ramón Hernández

Desecho en socialismo

autro image
  • Tweet:

  • Facebook Like:

  • Addthis Share:

En marzo de 2008 el Instituto Nacional de Tierras, a cuyo frente estaba Elías Jaua, decretó “el rescate” de un lote de terreno de 64.000 hectáreas denominado Hato El Frío, un centro de producción ganadera que también funcionaba como reserva ecológica y centro de investigaciones biológicas.

Al año de la expropiación, el presidente Hugo Chávez, en cadena de radio y televisión, presentó a la audiencia cómo en la nueva unidad de producción socialista se sembraban toneladas de arroz que “en pocos meses producirían una cosecha multiplicada por cinco”. Fue en mayo de 2009 cuando la emoción y las lágrimas no le permitieron a Jorge Giordani explicarle al país, desde su puesto en la sala de reuniones de Miraflores, cuánto significaba para el país esa siembra de arroz agroecológico con asistencia de Vietnam, ese ir y venir del tractor con la bandera roja y su estrella amarilla. Nadie dijo que esa tierra no era apta para ese tipo de cultivo, por ser excesivamente ácida, y que lloraba un fracaso, no el futuro.

Cuando faltaban días para recoger la cosecha que ya se anunciaba mala, el jefe del Estado anunció la constitución de una empresa socialista que se dedicaría a producir ganado con el “sistema de producción socialista de ganadería”, que no era otra cosa que la modalidad vaca-maute, que se utilizaba en el Hato El Frío desde antes de 1940. No dijo nada del arroz ni de la escasa fortaleza que mostraban las espigas. Su promesa fue que con la nueva administración socialista las 14.000 cabezas de ganado se transformarían, en 2014, en 30.000 y que se sembrarían 300 hectáreas de arroz.

Transcurridos cinco años, el comandante está “sembrado” y la Empresa Socialista Granadera Agroecológica Marisela S.A. no ha cumplido ninguno de los objetivos trazados. Al contrario, es un desastre. El Estado ha tenido que inyectarle dinero y asumir el pago del personal, que no produce ni sus alimentos. El gerente del fracaso, Aníbal Espejo, que anunciaba sin números la duplicación de la producción de leche, queso, carne y arroz, fue ascendido a gerente de Lácteos Los Andes, que también bajó su producción.

En la segunda fase de la ofensiva económica del presidente Nicolás Maduro, el ministro de Agricultura y Tierras, Yván Gil, se comprometió con los más de 256 trabajadores Marisela S.A. a agilizar los recursos económicos, maquinarias, seguridad y salud que demandan, que esa misma semana comenzaría “la reparación de cercas, corrales, tractores, además de mejorar beneficios laborales como atención médica y pago de salarios”.Vendo granja, abstenerse Espejo, Jaua y Loyo.

@ramonhernandezg