• Caracas (Venezuela)

Opinión

Al instante

Pedro Morales

Derecho a réplica de un docente universitario

autro image
  • Tweet:

  • Facebook Like:

  • Addthis Share:

Apelando al artículo 58 de la “carta magna”, relativo al derecho a réplica, con el mayor respeto se presentan algunos comentarios, en torno a los considerandos y acuerdos emitidos por la honorable Asamblea Nacional el pasado día 3 de noviembre de 2015:

Considerando 1: “Que en la República Bolivariana de Venezuela existen 173 instituciones de educación universitaria… de las cuales 10 están paralizadas, esto significa que del total de 2 millones de jóvenes estudiantes universitarios que existen en el país, aproximadamente 200.000 están condenados… a caer en el campo del ocio…”. Comentario: realmente son miles los estudiantes con el proyecto de vida de formarse integralmente, y por ende ser útiles a la patria, pero recibiendo no solo clases, sino una educación de calidad por parte de una universidad fortalecida desde su propia infraestructura y capacidad productiva. Además, existen más de 40.000 docentes, de alto nivel intelectual y vocación académica, que en lugar de recibir un trato considerado y respetuoso, reflejado en un justo y meritorio sueldo, se les violenta en sus derechos y en la sagrada  “institución de los derechos adquiridos”.

Considerando 3: “Que el Estado venezolano hace esfuerzos extraordinarios para aportar los recursos a estas universidades, paralizadas sin explicación alguna… De acuerdo con el gobierno nacional este año se han transferido más de 84.000 millones de bolívares…”. Comentarios: i) El “corazón” de la vida universitaria conformado por su “Plan Operativo Anual” (POA) y el consiguiente presupuesto, ha estado bajo la incertidumbre de tres posibilidades: auxilio financiero, crédito adicional y el agotamiento o presupuesto del “parche”; ii) perenne acoso legal y presupuestario, lo que se traduce en una descapitalización del patrimonio universitario, con implicaciones negativas sobre las actividades académicas y la efectividad de los procesos de enseñanza-aprendizaje.

Considerando 4: “Que las universidades venezolanas ante la situación de la baja del precio del petróleo, deberían aportar todo el conocimiento para la transformación de la sociedad venezolana…”. Comentario: a la par del sector empresarial, la institución universitaria se constituye en pilar esencial del  progreso sustentable: generadora de talento humano y bienes de capital tecnológico. Sin embargo, la participación de las universidades en la creación del producto interno bruto (PIB) no supera 2%, dada la precariedad en la asignación de los recursos: menos de 20% para gastos de funcionamiento, y casi nula para gastos de capital o acrecentamiento de la infraestructura.

Considerando 5: “…La universidad no puede estar al margen de los problemas sociales, la universidad es para construir no para destruir…”. Comentario: no obstante “espada de Damocles” que de manera incesante amenaza a la institución educativa, comprobado a toda prueba, la universidad en general, y en particular la UNET tiene la razón y obligación irrenunciable de consolidar su misión universitaria: “…Plural y democrática, que genera, cultiva, integra y difunde el conocimiento;… formadora de ciudadanos con elevada calificación profesional y con valores espirituales, éticos, estéticos y ecológicos; que participa activamente en el desarrollo sustentable de las comunidades…”.

Considerando 7: “Que el país atraviesa por un cúmulo de dificultades  tales como: la guerra económica….”. Comentario: esta crisis nacional es debida a la implementación de un modelo rentista, muy alejado de la economía diversificada sintetizada en la premisa “sembrar el petróleo”, y a la aplicación insistente de medidas económicas incoherentes, que distorsionan la vida económica y generan desviaciones “malignas”. Además, no se deben olvidar los 900.000 millones de dólares que le han ingresado a Venezuela por petróleo en los últimos 15 años (superior a 5 planes Marshall a precios actuales), tampoco las exageradas donaciones, subsidios y financiamiento a otros países mayores a los 35 millardos de dólares, o los extraordinarios “ahorros” en cuentas de la  banca suiza por el orden de los 12.000 millones de dólares. Continuará…

 

Docente universitario. pmoral@unet.edu.ve @tipsaldia