• Caracas (Venezuela)

Opinión

Al instante

Pedro Llorens

Denominación de origen

autro image
  • Tweet:

  • Facebook Like:

  • Addthis Share:

La superlativa imaginación del presidente que le permite ver un futuro luminoso, donde solo hay pobreza y desolación, pudiera ser algo positivo sino estuviera hundiendo el país, cada vez más, en el endeudamiento y la insolvencia.

A propósito de la creación de un banco de potencias emergentes (Brasil, Rusia, India, China y Suráfrica) agrupadas bajo la denominación de Brics, el señor Maduro dijo que  “establece las bases financieras culturales, materiales y políticas de un mundo nuevo”… y, por si fuera poco –¡eureka, eureka!—descubrió “una fórmula virtuosa, asociación integral, que permite el desarrollo y no crea cargas pesadas como los viejos sistemas” (no pretendemos que revele detalles porque sería tanto como dar armas al enemigo, incrementar la insidia y estimular el descrédito que de todas formas comenzó a manifestarse).

La deuda con China ya supera las reservas internacionales del país, estimadas en 20,7 millardos de dólares, y se contempla aumentar la cuota de exportación de crudo a Pekín (atada a la obligación de intensificar las compras de manufacturas chinas), de 524.000 barriles diarios a un millón de barriles diarios sin que haya planes para incrementar la producción a corto plazo.  

La centralización de las rentas del petróleo y su colocación bajo la absoluta potestad del presidente (el anterior por supuesto) permitió acrecentar las rentas del mandatario más no las rentas de la República… y la costosa actuación del jefe del Estado (el anterior  por supuesto) se tradujeron en desembolsos que se multiplicaron sin razón ni control  hasta agotar los recursos… confirmando una vez más la opinión de quienes han sostenido que no existe mejor garantía para la quiebra de una empresa que el endeudamiento para financiar actividades improductivas.

Sin embargo, teorías aparte, no hay nada más reconfortante para un gobernante latinoamericano, como muchos de Unasur (la cocotte argentina con su amenaza de default a cuestas, y un nuevo tango para justificar nuevos endeudamientos) que derrochar el dinero en gastos corrientes, requisito indispensable de todo populismo, y el llamado chavismo fue superlativo en palear los reales, millardito a millardito y disponer de ellos a trochemoche.

A todas estas quien dijo que el imperialismo tiene appellation d´origine (denominación controlada de origen) y el término no puede ser utilizado con todo derecho por chinos y rusos, exportadores de capital hacia países latinoamericanos para explotar recursos estratégicos con muy baja remuneración del trabajo.

 pllorens@el-nacional.com