• Caracas (Venezuela)

Opinión

Al instante

Jorge Paz

Decreto de noche y niebla

autro image
  • Tweet:

  • Facebook Like:

  • Addthis Share:

El 7 de diciembre de 1941 se crea el sistema de desaparición de personas que fue institucionalizado por primera vez por el nazismo y tenía como fundamento: El efecto de disuasión de estas medidas que. radicaba en que:

a) permite la desaparición de los acusados sin dejar rastro y, 

b) que ninguna información puede ser difundida acerca de su paradero o destino. 

Muchos regímenes en Latinoamérica como en Argentina, Chile y el Caribe como Cuba aplicaron y aplican como lo es en el caso del último mencionado al pie de la letra tan tenebroso y oscuro decreto hitleriano. 

En Venezuela es bien conocido desde mucho antes de Hugo Chávez las violaciones a los derechos humanos, incluso los cometidos por éste y su grupo en las dos asonadas golpistas del 4 de febrero y 27 de noviembre del 92, en las que subvirtiendo el orden constitucional vigente para la época, decidieron arremeter contra el gobierno del fallecido Carlos Andrés Pérez. 

Soy testigo de excepción de los hechos sangrientos cometidos contra el canal publico de Televisión VTV, en el cual miembros del Ejército apandillados de Chávez , mataron sin miramiento alguno a trabajadores civiles desarmados con el solo fin de tomar por la fuerza dicho medio de comunicación. 

Durante los años del régimen de Hugo Chávez sistemáticamente se violaron un sinnúmero de artículos de la Declaración Universal de los Derechos Humanos, desde el derecho oportuno a la información, pasando por el derecho a un debido proceso como lo es en el caso de los presos políticos y pare usted de contar.

Pero hasta entonces muchos de estos casos verdaderos tenían poca o ninguna documentación que pudiese sustentar dichas denuncias. 

Desde la época de la dictadura de Marcos Pérez Jiménez (1953-1958) no se había aplicado tan bien dicho decreto como hasta ahora lo hace Nicolás Maduro: persecución y detención frontal a miembros de partidos políticos sin una orden judicial, detención, tortura, desaparición y en algunos casos ajusticiamiento de estudiantes y protestantes civiles desarmados (que están documentados en infinidades de fotos y videos tomados hasta por medios de comunicación reconocidos a nivel mundial), uso de milicias armadas identificadas con el gobierno, asesinando a ciudadanos en protestas y manifestaciones pacificas. 

La mesa está servida para que la resistencia civil organizada, la cual no ha cesado en sus muestra de disconformidad en las calles del país, logre más pronto que tarde sus objetivos que dentro de la Constitución venezolana, en sus artículos 333 y 350, otorga al pueblo el poder de oponerse aun régimen, que como reza: "contraríe los valores, principios y garantías democráticas o menoscabe los derechos humanos."