• Caracas (Venezuela)

Opinión

Al instante

  • Tweet:

  • Facebook Like:

  • Addthis Share:

Birmania (hoy Myanmar) es un país de vieja historia de dinastías y guerras internas, unificado a mediados del siglo XVI, bajo el budismo Theravada, que forma 90% de la población. Durante la II Guerra Mundial fue ocupada por los japoneses, pero fue retomada por el Reino Unido en 1945. En 1948, el Reino Unido se vio obligado a conceder la independencia por las gestiones de Aung San, un amado líder nacionalista birmano. Finalizada esa guerra, Aung San fundó la Liga Antifascista por la Libertad de los pueblos, mientras los británicos retomaron el control del país con quienes negoció el tratado de independencia firmado en Londres el 27 de enero de 1947, que estipulaba el cambio de soberanía para el año siguiente. Aung San es el padre de Aung San Suu Kyi, interpretada magistralmente por la actriz malaya Michelle Yeoh, en la película The Lady (2011), de Luc Besson.

El 19 de julio de 1947 un grupo de paramilitares armados irrumpieron en el edificio de la Secretaría de la Liga, en el centro de Rangún durante una reunión del Consejo Ejecutivo (gobierno en la sombra creado por los británicos para preparar la transferencia del poder) y asesinaron a Aung San y a seis ministros de su gabinete. La evidencia mostró la implicación de U Saw, quien fue juzgado y sentenciado a muerte.

Sin embargo, en 1949 se produjo una sublevación comunista dominada por el gobierno de U, quien fue derrocado en 1962 por un régimen militar encabezado por el general Ne Win. Tras aprobarse una nueva Constitución, que definió al país como república socialista en enero de 1974, dos meses después Ne Win fue elegido presidente y reelecto en marzo de 1978. Dimitió en junio de 1981 y fue sucedido por el general San Yun aunque siguió al frente del Partido Hegemónico. En agosto de 1988 estalló una revuelta conocida como Levantamiento 8888, que reclamaba la apertura política del país, sin embargo acabó con la formación de una Junta Militar con el general Saw Maung en la cabeza.

La película es sobre la vida de Aung San Suu Kyi (nacida el 19 de junio 1945), líder de la oposición birmana y Premio Nobel de la Paz 1991. Suu Kyi es considerada un icono de la democracia birmana y es una de las voces vivientes más fuertes por la libertad y justicia en el mundo. Había sido detenida injustamente por el gobierno de Myanmar (Birmania) y puesta bajo arresto domiciliario durante 15 de los últimos 21 años, a partir de los meses previos a las elecciones generales de 1990 en las que su Liga Nacional por la Democracia ganó 81% de los escaños en el Parlamento.

La película cuenta una historia de amor de Suu Ky, una presa de conciencia de las más destacadas del mundo, y los últimos 10 años de su matrimonio con el académico Michael Aris, quien permaneció en Oxford criando a sus 2 hijos, mientras ella, incansablemente hacía campaña clandestina para tratar de asegurar su liberación. Cuando el Aris fue diagnosticado con cáncer terminal en 1999, las autoridades birmanas le negaron permiso para que él la visitara, ofreciendo a cambio que ella podía a Oxford, pero nunca más se le permitiría volver a Birmania. Suu Kyi se enfrenta a un terrible dilema corneliano (término utilizado en la literatura francesa, que implica una elección imposible entre dos valores igualmente importantes: uno el deber familiar, otro, el amor a su pueblo).

El título de la película, The Lady, es el nombre con el que Aung San Suu Kyi es conocida por el pueblo birmano que la ve como un faro de la gracia y coraje contra viento y marea, y donde cualquiera que profiera públicamente su nombre corre el riesgo de incurrir en la ira de las autoridades militares represivas.

Luc Besson, el creador de sagas viriles que exudan testosterona, comprende ahora el significado de la mujer y realiza el heroico biopic de una formidable mujer. Mas la filmografía sigue mezquina con grandes mujeres históricas: Indira Gandhi, Benazir Bhutto, Michelle Bachelet y otras. Una deuda pendiente.