• Caracas (Venezuela)

Opinión

Al instante

Luis Pedro España

Aburrido sin salida

autro image
  • Tweet:

  • Facebook Like:

  • Addthis Share:

Empiezan las vacaciones. Los muchachos en la casa, los campamentos por las nubes y hay que pensarlo para tomase una semana o poco más para salir a algún lado. Dentro de poco comienza el nuevo curso escolar y la lista de útiles, más los uniformes, todo junto suma bastante más de un sueldo promedio. Septiembre pinta oscuro.

Una nueva devaluación. Esto del cambio múltiple luce un verdadero enredo inventado por quien no encuentra cómo administrar un bien escaso que pretende venderse a precio de ganga para simular que estamos bien aunque vayamos mal. El dólar a 6,30 bolívares es un privilegio, y a 11,70 bolívares es una lotería. Subasta tras subasta soterradamente seguirán devaluando y los precios de esta economía de puerto no habrá forma de controlarlos. La inflación llegará a 50%.

Los problemas de desabastecimiento continúan, ahora le tocó a la cerveza. Esto no es una guerra económica, sino una economía de guerra. ¡Carmela, en la bodega hay garbanzos! Se gritan las comadres en las calles de Santiago. En las de Caracas se preguntan por la harina, y en Maracaibo se práctica la xenofobia contra los guajiros bachaqueros que llevan tiempo trabajando para las mafias de unos contrabandistas que el Gobierno no puede controlar. No hay forma de evitar que las colas sean gigantescas; cualquier medida para tratar de ordenarlas o de evitar que el contrabando vaya al mercado parece que ofende el igualitarismo panfletero de quienes llevan tiempo ocultando los problemas.

Algunos pronostican crisis de gasolina. Seguramente será producto de algún plan desestabilizador de la derecha apátrida. ¿Alguien podrá seguir creyendo ese cuento?

Los planes de seguridad se estrellan contra las creencias alternativas de los que no pueden resolver el problema. Con la violencia no se negocia, ni en las cárceles ni pretendiendo ingenuos desarmes voluntarios. La militarización de las calles no sólo es más de lo mismo, sino el peligro de errores que siempre tendrán trágicas consecuencias.

No hay manera de que la inflación, el desabastecimiento, el desorden y la inseguridad se resuelvan por el camino que vamos. No pueden obtenerse resultados distintos cuando se hacen las mismas cosas o, incluso peor, cuando se ensayan con las que están equivocadas.

El Gobierno anuncia crecimiento, desaceleración de la inflación y abastecimiento para el segundo semestre del año ¿Alguien sabe a cuál año se refieren? El INE celebra la reducción del desempleo abierto producto del aumento del trabajo por cuenta propia. Festeja el rebusque de hogares deprimidos. ¡Felicidades camaradas!

En este contexto el 8 de diciembre vamos a elecciones. Este desastre no se va a reflejar claramente en las urnas. Los candidatos malos, sean del Gobierno o de la oposición, van a perder. No importa qué tantas colas para la compra tengan que hacer.

Alguien decía que antes teníamos un país con problemas pero divertido, hoy tenemos un país aburrido, sin salidas, caro y con colas.