• Caracas (Venezuela)

Opinión

Al instante

Valentín Arenas Amigó

Maduro el débil

autro image
  • Tweet:

  • Facebook Like:

  • Addthis Share:

No hace falta ser un analista político para sentir que este régimen se está cayendo. Son demasiados y elocuentes los síntomas que permiten afirmarlo. Veamos solo algunos de ellos.

Tenemos ocupando la Presidencia a una persona que, hasta ahora, no ha querido o no ha podido demostrar la ciudadanía venezolana violando la Constitución nacional. Debilidad.

Tenemos en la Presidencia a un funcionario proclamado por el CNE con la duda de si la obtuvo con la mayoría de votos, lo que apunta hacia la ilegitimidad. Debilidad.

Tenemos de presidente a una persona que no tiene el carisma, ni tampoco el liderazgo que se necesita para poder dirigir nada menos que un proceso de cambios radicales en Venezuela. Esta carga le resulta demasiado pesada. Debilidad.

Tenemos un presidente jefe de un partido político (PSUV), donde las discrepancias internas son consecuencia de la carencia de un liderazgo sólido, lo que amenaza su estabilidad. Caso de Cabello. Debilidad.

Tenemos un presidente que no ha demostrado capacidad para superar, en beneficio de todos los venezolanos, padecimientos tan graves como son la inseguridad, la falta de alimentos y medicinas, la inflación más alta del mundo, que después de la destrucción de Pdvsa tiene ahora el país a las puertas de un default, habló de la venta de la empresa Citgo perdiendo Venezuela la refinería que le permite transformar el petróleo en gasolina para poder venderla después. Debilidad.

Tenemos un presidente que después de recibir constantes instrucciones de los Castro acude a las Naciones Unidas a reclamar que sea respetada la soberanía de los países por el imperio norteamericano. Debilidad.

Tenemos un presidente al que todas estas debilidades acumuladas han causado, según las encuestas, una fuerte caída de popularidad que, al afectarlo a él, afecta también al partido político que lo postuló obedeciendo la voluntad del señor Chávez y el consejo de los Castro, pues así les resultaba mucho más fácil manejarlo en beneficio del régimen de la isla. Todo esto demuestra una enorme debilidad.


*Profesor de Instituciones Políticas de la UCAB

alenri@gmail.com