• Caracas (Venezuela)

Opinión

Al instante

El Tiempo de Colombia

¿Cuestión de fe?

  • Tweet:

  • Facebook Like:

  • Addthis Share:

Luego de las acciones protagonizadas por las FARC en los últimos días, desde el torpe y criminal derrame de crudo en el Putumayo hasta el cobarde asesinato a sangre fría del coronel Alfredo Ruiz, comandante de la Policía de Ipiales, y del patrullero Juan David Marmolejo, no es exagerado plantear que hace falta ayuda divina para que esta organización entre en razón.

Anhelo que se hace más fuerte al constatar que cuando son confrontados sus voceros en La Habana en relación con estas acciones la arrogancia sigue siendo el sello de sus intervenciones.

Todo esto para decir que muy bien le cae a un proceso que vive días confusos la noticia de que el papa Francisco tiene presente al presidente Juan Manuel Santos en sus oraciones y está de acuerdo con que es necesario perseverar en la búsqueda de la paz por la vía negociada.

Ahora bien: quedarse solo esperando la ayuda de Dios no es lo más apropiado. De ahí que, después del encuentro entre el pontífice y el mandatario, se haya comenzado a especular con la posibilidad de que el primero juegue un papel como mediador, en un momento en el que una nube de pesimismo se posa sobre La Habana.

Es una decisión que, como lo aclaró el presidente Santos, depende de un acuerdo entre las partes; pero, de concretarse, sería una excelente noticia.

Ejemplos claros son el descongelamiento de las relaciones entre Estados Unidos y Cuba, así como el papel del papa en las determinaciones que el país del norte y sus aliados han tomado con respecto a la situación en Siria.

El campo de acción del papa Francisco está delimitado por el sentimiento que en la opinión pública genere la estrategia de las FARC. No se pueden esperar milagros mientras los hombres de “Timochenko” sigan creyendo que el proceso es viable sin apoyo del pueblo colombiano. Estrategia que no parece congruente con la posibilidad de tener que conquistar respaldos en las urnas a mediano plazo.