• Caracas (Venezuela)

Opinión

Al instante

Valentina Quintero

Corpomedina confía en la Península de Paria

autro image
Asi se ve Playa Medina desde la carretera / Pisapasito

Asi se ve Playa Medina desde la carretera / Pisapasito

  • Tweet:

  • Facebook Like:

  • Addthis Share:

La naturaleza pariana siempre exhibe sus bondades

Francisco Monaldi resuelve invertir en Paria en 1985, junto a un grupo argentino – venezolano. Adquieren la Hacienda Santa Inés, al norte de Paria, que incluye las maravillosas playas de Medina, Pui Pui y Chaguarama de Sotillo. Se fajan a desarrollar Playa Medina con unas cabañitas pequeñas, pegadas de la montaña y frente al mar, muy sutiles para no perturbar ese paisaje de arena roja, agua serena y palmeras sanitas. El lugar se hace famosísimo en el mundo, viene la gente de Mediterrané con la idea de invertir, los bancos se desmoñan por apoyar este futuro promisorio de turismo en medio de esa soledad al natural, el difunto presidente Chávez intenta derrocar a Carlos Andrés Pérez en el año 92 y las ganas se diluyen. El resto es historia conocida. Sin embargo Corpomedina – la empresa de Monaldi junto a otro grupo - insiste en la zona. Se crea la Fundación Proyecto Paria, apoyan a los habitantes para que se conviertan en pequeños emprendedores, procuran rescatar las siembras de cacao, se esmeran en crear conciencia ambiental, proteger bosques y ríos y  mantener esa exhuberancia. Saben que el gran valor de la zona está en su naturaleza. Wilfried Merle – un alemán convertido en carupanero – es un aliado maravilloso.

Desafortunadamente la distancia no ayuda, la gente va poco, los servicios son precarios, la inseguridad es galopante, el narcotráfico espanta a inversionistas y visitantes, el aeropuerto de Carúpano funciona por temporadas cada vez más breves, la luz se va a cada rato y las vías de acceso están hechas fruta, con algunas excepciones. Pero la naturaleza apabulla con sus bondades. Soy una convencida de que en la Península de Paria quedan las mejores playas de Venezuela, el entorno más exótico en su contraste de verdes y azules, hay aguas termales, un delta fascinante, pesca abundante, muchas zonas vírgenes y solitarias y una gente muy valiosa que insiste a pesar de los calamidades. El último que salió con las tablas en la cabeza fue un grupo francés – Little Secrets – que había comprado una posada en Carùpano, el campamento Río de Agua en las Sabanas de Venturini, el campamento en el Delta de Paria y una posada muy grande y horrorosa en San Juan de las Galdonas. Todo está abandonado. La selva se tragó las instalaciones en el Delta, las cabañas de Río de Agua son una ruina, el hotel de San Juan se cae a pedazos y la posada de Carùpano se medio sostiene pero muy venida a menos.

 

Nuevas inversiones de Corpomedina

En un viaje la segunda quincena de junio, estuve en Playa Medina. Vi las cabañas remodeladas. Les quitaron la cocina para hacer más amplio el salón, los baños los dejaron nuevecitos y son dos en cada cabaña y les pusieron aire acondicionado. Ya está todo listo para hacer 10 nuevas habitaciones bien bonitas, más modernas, pero manteniendo la armonía con lo anterior. Se hará un nuevo restaurante que atienda a huéspedes y visitantes, con un servicio rápido pero de excelente comida. Esta es la playa más visitada de Paria. Su agua tranquila, los cocoteros, la limpieza y el orden hacen que muchos la prefieran. No se permite acampar y se cierra el acceso cuando llega al tope de sus capacidad.

En Chaguarama de Sotillo- al lado de Medina – se hará una posada de bajo impacto y se acomodará la carretera para permitir el acceso de todo tipo de vehículos. Hay un plan para hacer la carretera que comunique por dentro las playas de Chaguarama de Loero, Nivaldito, Chaguarama de Sotillo, Medina y Pui – Pui. Sería glorioso. También se estudia montar una camaronera. Por los momentos se hacen consultas con la gente de la zona.

En el caso de Pu- Pui, ya son 18 las cabañitas en la orilla del mar, todas muy sencillas con  camas individuales o dobles, un baño y una terraza en frente con su chinchorro, rodeadas de grama japonesa, cubiertas por cocoteros y arrulladas por el mar oceánico y salvaje. Les cambiaron los techos a casi la mitad y seguirán con el resto. Es una playa que sólo se llena en temporada alta, pues entre lo lejos que queda y lo peligrosa que puede ser si no respetan las indicaciones, la gente prefiere abstenerse. Para mi es grandiosa. Siempre que ando por Paria duermo aquí siquiera una noche, con el escándalo del mar, la euforia de los pájaros cuando amanece y la sorpresa de alguna tortuga que se acerca a deshovar.

El nuevo Alcalde del Municipio Arismendi – Enrique Franceschi – es un apasionado de Paria, nacido y criado allá, descendiente de  los primeros corsos que llegaron a la región. Decretó la emergencia, está fajado con los posaderos y demás prestadores de servicio para sacar adelante el turismo porque está convencido de sus fortalezas. Tiene toda la razón. Ojalá el Ministro de Turismo apoye el aeropuerto para Carúpano. Sólo tienen que arreglar la pista y garantizar mínimo un vuelo diario.

 

Datos vitales

 

Playa Medina

Después de Río Caribe, carretera asfaltada hasta la playa, Penínusla de Paria.

Tlfs. (0294) 3315241, 3971. (0212) 2647334 y 2

10 cabañas con baños, agua caliente, restaurante y aire acondicionado

Ecoposadasdelmar.com

 

Pui Pui

Después de Río Caribe, carretera asfaltada con huecos y de tierra al fina, pero entra todo tipo de vehículo.

18 cabañas con ventiladores, baño, agua caliente y restaurante

Tlfs. (0294) 3315241, 3971. (0212) 2647334 y 2633

Ecoposadasdelmar.com