• Caracas (Venezuela)

Opinión

Al instante

Nicolás Bianco

Cohesión por la autonomía

autro image
  • Tweet:

  • Facebook Like:

  • Addthis Share:

A partir de la segunda semana de septiembre, la Universidad Central de Venezuela enfrentará uno de los trechos más difíciles y graves de toda su existencia, y lo hará con gallardía, respaldada por su legado histórico de 292 años de extraordinaria vida institucional y por sus sólidos aportes al desarrollo integral de la República, que la hace merecedora de ser el “corazón democrático” de la sociedad venezolana.

La abrumadora mayoría de los millones de conciudadanos ha de seguir resistiendo la brutal dictadura, que desde el poder ha generado no solo la amplia destrucción y entrega de las estructuras e instituciones del Estado Venezolano a corporaciones delictivas foráneas, sino que ha inducido y propicia sin pausa el genocidio más intenso conocido en la actualidad.

Se trata de un genocidio heterogéneo. La muerte violenta de más de dos centenas de miles de personas se expande con las muertes por hambre, infecciones, sicariato, tortura, e incluso por negligencia criminal como en el caso de la refinería de Amuay o en las tragedias de Vargas y tantas otras, o por la inexistencia de un medicamento o de una facilidad hospitalaria que cumpla con el precepto constitucional de salvar vidas y proveer presente y futuro.  

Un genocidio nutrido por la impunidad, el descomunal e interminable desfalco del erario nacional y la complicidad internacional de poderosas corporaciones ilícitas que subyacen a los repetidos actos de lesa patria suscitados en los últimos 16 años de desgobierno.

La dictadura ha subvertido el orden universitario democrático en toda la nación. Los últimos seis años han sido los peores. Lo planificado para las semanas por transcurrir pretende sustituir globalmente todas nuestras universidades autónomas y privadas democráticas y convertirlas en dóciles fábricas de estudiantes deficientemente preparados mientras sus autoridades rectorales y decanales instalarían el protocolo censurador y delictivo. A pesar de todas las derrotas que la universidad republicana les ha infligido, insisten enceguecidos con la posibilidad de liquidar esa llama imperecedera de libertad que no es otra que la Autonomía Universitaria.

De allí, mi llamado en estas horas decisivas para alcanzar a ser un país libre de priorizar al máximo la cohesión de las fuerzas ucevistas democráticas. Docentes activos y jubilados, estudiantes de pre y posgrado, profesionales y empleados administrativos y trabajadores universitarios, tenemos la misión fundamental de unirnos y defender con nuestras vidas la autonomía de la UCV. Este mensaje lo extiendo, en gesto solidario, a todos los compañeros universitarios a nivel nacional en la defensa de la autonomía universitaria venezolana.

Debemos dejar a un lado otros intereses como lo político o electoral universitario. Imposible de aceptar la apatía o el miedo. Nuestra cohesión reforzará la imperiosa unidad nacional democrática y es preciso entender que la cohesión requiere participación masiva a cada instante y que además será decisiva para liberar a nuestros estudiantes presos, para derrumbar la “Rotunda Madurista”, y así acabar con la muerte y el luto.

No hay otra salida sino la resistencia sostenida, la denuncia específica y la cohesión genuina de todos los sectores. No existen líderes mágicos. La familia venezolana espera con esperanzas nuestra respuesta. La libertad de Venezuela está íntimamente unida a la preservación y vigencia de la autonomía universitaria. 

@nbiancoucv