• Caracas (Venezuela)

Opinión

Al instante

Perkins Rocha

Claves de supervivencia

autro image
  • Tweet:

  • Facebook Like:

  • Addthis Share:

El inicio de un nuevo año inevitablemente nos plantea metas, proyectos y retos. Inusualmente, este año los venezolanos arrancamos con un proyecto que, aunque es mayoritariamente aceptado, tiende a reservarse su aceptación pública. Podríamos decir que la supervivencia es el reto personal que “in péctore” suscriben hoy todos los venezolanos de 2014. Sobrevivirle a la delincuencia, sobrevivirle al régimen, a la economía, al desaliento, al desmedro en la calidad de vida son, entre otras, las tareas con las que amanecemos este año, obligados no solo por el instinto de preservación natural de nuestra esencia humana, sino, especialmente, por el resguardo de los valores trascendentales por los que hemos apostado tales como familia, sociedad, país.

En lo individual, la supervivencia pasa por entender que una aviesa política gubernamental sumisa hacia el control de la delincuencia y generadora de violencia social ha logrado en 15 años excluirnos de los espacios de disfrute y convivencia social. Nos desplazaron paulatinamente de las calles a las plazas, de estas a los centros comerciales y de ahí a la soledad de nuestros hogares, haciéndonos cada día más individualistas, fríos y distantes de las necesidades y calamidades que individualmente nuestros semejantes, vecinos y amigos padecen. Atendemos nuestro entorno inmediato y los demás que vean cómo resuelven. Eso nos ha hecho más vulnerables socialmente. Sobrevivirle al acoso social de los grupos anárquicos que recorren nuestras calles ha significado hasta ahora, guarecernos individualmente.

Es tiempo de que empecemos a reflexionar sobre la importancia de la interrelación social colectiva. Que solo en la medida en que participemos en grupos sociales con ideas colectivamente compartidas, en redes sociales de crecimiento común, y desechemos las soluciones que solo ofrecen respuestas individuales a los problemas, podemos vencer las adversidades de la violencia que contra nuestras familias han desatado grupos sociales anómicos. Es tiempo de que salgamos de nuestras cuevas, acompañados por nuestros vecinos, a confrontar nuestro entorno.

En lo político, el que durante un considerable tiempo no tengamos eventos electorales hace que el oficialismo –que se ha convertido en una pragmática máquina de ganar elecciones– abandone espacios que, a fuerza de su intenso y millonario proselitismo electoral, convirtieron en sus nichos naturales. Esos espacios quedarán acéfalos de dirección ideológica y política por un largo tiempo. También del lado contrario ocurrirá, en menor grado, algo similar. Es tiempo de que los disidentes del sistema por convicción nos ocupemos de las tareas que los oposicionistas electorales circunstanciales abandonaran, aquellas relativas a las discusiones sociales que son necesarias abordar para sensibilizar un clima político de cambio del cuadro de colapso general, especialmente institucional, que todos padecemos.

En definitiva, la supervivencia es hoy nuestro leitmotiv inspirador made in Venezuela 2014, para quienes hemos optado por quedarnos en esta tierra. No claudicar nuestros valores y no permitir que nos arrebaten nuestro país es nuestra razón de vida. Pero comprender que los males que nos aquejan debemos abordarlos colectivamente, y no agotarnos en soluciones individuales, es la tarea inmediata que la sociedad civil puede poner en práctica al margen del gobierno.

perkrocha@gmail.com @PerkinsRocha