• Caracas (Venezuela)

Opinión

Al instante

Pedro Llorens

Chucherías

autro image
  • Tweet:

  • Facebook Like:

  • Addthis Share:

El gobierno terminará por aumentar el precio de la gasolina y por vender las refinerías de Citgo, pero se gastará los reales en comprar chucherías a sus proveedores chinos y rusos para tener contentos a los militares que bregan sus comisiones, aunque estas se hagan de gobierno a gobierno y sin licitación: más aviones, tanques y misiles para la guerra del narcotráfico en la cual todavía no está claro de qué lado estamos (¿potencia militar?)… un tercer satélite, el Antonio José de Sucre, será construido por técnicos de la Corporación Industrial Great Wall Industry Corporation en un Centro de Investigación y Desarrollo Espacial que será creado en Borburata, estado Carabobo (¿potencia aeroespacial?)… parece que Maduro movió sus influencias (a veces las confunde con amenazas) y logró que concesionarios le vendieran un carro 0 kilómetros, inexistente en el mercado, para regalárselo al big leaguer José Altuve, campeón bate de la Liga Americana (no lo necesita porque él trae los suyos directamente de Estados Unidos) para que vean que no se aparta un milímetro de la línea trazada en Cuba de obsequiar automóviles a los deportistas más destacados… pero pudo habérselo enviado a Pastor Maldonado, que todas las semanas desbarata un Lotus de los que paga Pdvsa… No pudo garantizar el abastecimiento de antirretrovirales ni contener el chikungunya y el dengue aunque, y sin embargo, contribuyó con varios millardos de dólares a la lucha contra el ébola en África (reacciona exactamente igual que Chávez: cuando perdía una batalla con Colombia le declaraba la guerra a Estados Unidos).

Evo Morales lo supo hacer mejor: utilizó la infraestructura montada y pagada por el comandante supremo para convertir la miseria en pobreza, especialmente entre la población indígena sin ponerse demasiado pesado con el imperialismo ni con la burguesía local (ganó en Santa Cruz, corazón de la industria)… y hecho el pendejo se prepara para un tercer período viento en popa, a toda vela.

Tal como van aquí las cosas, a estas alturas del mandato de Maduro, después de haber prometido lo mismo y hasta más que el otro embustero, consciente de que ya no engaña a nadie, convencido de que todo lo prometido se le olvidó y sin saber ¿con qué culo se sienta la cucaracha? solo nos deja como alternativa esperar que al gobierno se lo lleven las colas, la escasez, las mentiras, los errores, la inconsecuencia y la maldad (hay gente maluca: yo conozco a varios y varias) hacia ese punto en que nada es más inminente que lo imposible y se abre la puerta que deja entrar el porvenir.