• Caracas (Venezuela)

Opinión

Al instante

Alicia Freilich

Chavezuela

autro image
  • Tweet:

  • Facebook Like:

  • Addthis Share:

Cosas sabidas: es una isla artificial y clandestina rodeada de guardias, milicianos y pranes entrenados ahora en casi todas sus fronteras para expulsar, robar, asesinar y torturar, cuyo croquis para integrarse al “mar de la felicidad” fue planificado durante una década por militares subversivos y dispuestos para asesinar a Carlos Andrés Pérez durante su segundo periodo como presidente constitucional de Venezuela, elegido en comicios libres, transparentes, sin trucos sobrevenidos ni aparataje electrónico fraudulento.

Hugo Chávez Frías, soldado mediocre, personalidad psicopática, narcisista, mitómano, excelente actor, comandó al grupo de golpistas fracasados y durante su breve estadía como preso político en celda abierta y cómoda, maquinó su acceso al poder simulando bajo juramento público su vocación democrática sin el menor atisbo de filiación roja.

El país en crisis socio-económica debido a los graves errores reincidentes de sus principales partidos políticos junto a una población políticamente muy inmadura permitió y votó por el acceso al poder absoluto de la casta chavista autodenominada bolivariana y revolucionaria que por quince años desgobierna en continua violación de la carta magna.

Se mantiene en el trono mediante elecciones manipuladas que atemorizan entre otros a dos millones y medio de empleados públicos dependientes de dos brazos ejecutivos: la ex Fuerza Armada Nacional disgregada en componentes ilegales mayormente ligados al narcotráfico, con su manifiesta crueldad y vocación criminal, junto con su versión civil, el partido llamado socialista nada unido, ya tampoco venezolano nutrido por un dólar que se compra en 6 y se vende en 600. Ambas cofradías a su vez dependen del control castrocomunista.

Cosa por saberse: Chavezlandia, sin dinero efectivo ni producción propia declara ante el mundo libre que debido a la expulsión de colombianos parásitos y antipatriotas, en octubre y noviembre próximos desaparecen las colas para la hambrienta población. Nunca dirá abiertamente que Uruguay paga su enorme deuda con Pdvsa a través del envío de alimentos lácteos y el imperio chino acaba de otorgar un préstamo para repartir en los días preelectorales agregando 5.000 a la cuenta de 35.000 millones de dólares, pagaderos con petróleo por recibir en un largo futuro, cuando seamos territorio devastado, una mina negra y desértica.

Chavezuela continúa su proceso patriótico y soberanísimo vendiendo Venezuela al mejor postor.