• Caracas (Venezuela)

Opinión

Al instante

Eduardo Semtei

Carta pública a la fiscala Cerro Prendío

autro image
  • Tweet:

  • Facebook Like:

  • Addthis Share:

Yo considero que lo que voy a declarar, a confesar, a admitir en esta carta pública a la fiscala Cerro Prendío es una obligación moral. Un problema de principios. Me quiero reivindicar con los tantos venezolanos que una vez creyeron en mí. Estaban seguros de que yo era un demócrata, un fiel soldado del proceso electoral, del diálogo, la conciliación. Estaban pelados. Todo eso era mentira. Soy un conspirador conspicuo, sempiterno, perenne.  La violencia es mi biblia. Los golpes de Estado, mi adoración perpetua. Ay, Dios, perdóname. Pero cómo gocé cuando Chávez trató de darle un golpe a Carlos Andrés y pasárselo por el filo. También disfruté al máximo el golpe fallido de Carmona. Pues, para hablar con la verdad purita, no me importa si el golpe es de derecha o de izquierda. Lo mío es el derrocamiento. El baño de sangre.

Y hoy confieso frente a la patria que formo parte de una conspiración para derrocar al gobierno. Esta verdad me carcome por dentro más que una legión de Phthirus pubis. Más que un kilo de sabañones africanos. Más que un ejército de candidiasis rectal. Es horrible. Durante meses me reuní con las fuerzas más oscuras. La gente de la CIA era mi color. Mr. Danger, Mr. Smith, Mr. Killer me visitaban a cada momento. Me daban instrucciones. (Bueno 5.000 dólares mensuales no le caen mal a nadie). Tengo teléfonos satelitales que me comunican directamente con las bandas anticastristas en Miami. Yo mismo alojé a Huber Matos en mi apartamento en Higuerote.  Allí estuvimos a punto de colocar explosivos por donde iba a pasar el presidente, pero una filtración alertó a la Dgcimv y tuvimos que desarmar la bomba. Se salvó de chiripa. Tengo un carnet vigente como miembro representante de Alpha 66 en Venezuela. Y para hablar de paramilitares colombianos no hay nadie que sepa más que yo. Son mis panas burdas. Uno de ellos les ha dado pasaporte para el otro mundo a más de 100 personas. Tiene cada historia.

Regresando a la situación en Venezuela, les digo que en estos días les envié correos electrónicos a 366.456 personas. Las mismitas que asistieron a las distintas marchas del 12 de febrero en todo el país. Fue una estrategia genial. Qué sorpresa cuando una legión de imbéciles dijeron que las marchas eran convocadas por Leopoldo López y María Corina. Falso. It was me. A veces tengo que usar el idioma inglés para que mis supervisores de la CIA puedan entender. Get it. Pero no estoy solo. Aquí me acompañan varios que todo el mundo sabe que son agentes del imperialismo y se quedan callados. Creen que si no los critican, los condenan, los vituperan y desprecian ellos no hablarán, no echarán los cuentos. Creen que si no los molestan se quedarán callados. Yo te aviso. Sepa Cerro Prendío, los yanquis tienen 1.231 DVD de grabaciones. Más de 5.000 páginas escritas. Más de 78.333 fotografías. Allí están todos los que conspiraban conmigo. Empezando por el exministro Rafael Isea, que anda más contento que muchacho con juguete nuevo con su recién estrenado pasaporte norteamericano. Se lo enseña a todo el mundo. Rapha, como se conoce en los círculos íntimos del FBI, entregó un listado de nombres y cuentas bancarias de los más rojitos del régimen.

Por su parte, Aponte Aponte dio detalles de horas, bancos, países, yates, aviones, cuentas, gentes, transportes, fechas, implicados, conexiones, etc. de todos los militares y civiles traficantes de drogas. Hay unos nombres que hasta señalarlos resulta peligroso. Y muchos de ellos, mi querida Burned Yelow Hill, aparecen en la prensa todos los días. También tenemos al dueño de un canal de televisión. Ese que da puritas noticias positivas. Que engaña aparentemente al televidente, pero que en el fondo lo que quiere es que las masas desconfíen de la televisión y se replieguen a las redes sociales, donde evidentemente Capriles, Falcón y otros líderes opositores tienen una inmensa mayoría.

En nuestra plana mayor hay un representante del Mossad. Expertos en asesinatos selectivos, a distancia con precios al por mayor. Aquí en Venezuela tenemos unos 2.000 agentes esperando una orden para salir a disparar y eliminar los objetivos que consideramos peligrosos para nuestros fines golpistas. Todos tiene fusiles Barret M-95 (calibre 12,70 Browning .50 para1.500 metros efectivos, con una desviación de 10 centímetros. 70 tiros por minuto, tiro a tiro). No hay blindaje personal capaz de detener un proyectil Barret.

También está con nosotros el ministrico de la alimentación, bebidas y postres. Su tarea consiste en importar comida y dejarla podrir en los containers de los puertos; primero para que la gente se arreche ante tanta desidia, y para que además pasen hambre y haya escasez. De esa manera, cuando de verdad le pongamos la mano al coroto, la silla, nadie saldrá a defender al gobierno dado su estado de sorda rabia, hambre y decepción. Piece of cake.

El pueblo lo dice y tiene razón, este gobierno es hambre, miseria y corrupción. También está implicado el Monje Loco de la Economía. Ese que ha hecho que la inflación ande todos los años por encima de 40%. El mismo que inventó el control de cambios y puso el verde, por ahora, en 90 bolívares. Y va para 100 antes de que termine el mes de febrero. Y los bonos soberanos de Venezuela, el mejor de ellos que se cotizaba hasta por 120% de su valor facial, ahora anda por los 80 puntos y va en picada.

Mi querida Cerro Prendío, vaya anotando nombres. Esta vaina se pone buena. Merentes asiste una que otra vez a las reuniones conspirativas. Pero no confiamos mucho en él. Nos parece un agente infiltrado del ministro policía.

Por último, tenemos a este superjefe de la conspiradera. Uno que recién ascendió a capitán. Su tarea consiste en aparecer como si fuera el verdadero presidente. Cada vez que declara el hombre desde el palacio presidencial, el capitancito declara desde el palacio legislativo. No lo deja quieto. Anda recorriendo todo el país diciéndoles a los uniformados que viene un golpe de Estado. Que él es el escogido por los dioses. Les promete impunidad y billete a los culpables de fechorías. Los anima para que el día G (G de golpe, qué original) se vayan a dormir como hizo Lucas Rincón. Y la conspiración triunfe sin disparar un tiro. Cosa que a mí no me gusta para nada. Me gusta el olor de la pólvora. Espero que estas denuncias sean llevadas… hasta las últimas consecuencias, como bien dice Cerro Prendío cada vez que habla pendejadas en sus ruedas de prensa.