• Caracas (Venezuela)

Opinión

Al instante

Marianella Salazar

Antimadurismo en pleno desarrollo

autro image
  • Tweet:

  • Facebook Like:

  • Addthis Share:

Detrás de la orden de vaciar los anaqueles de electrodomésticos estaba un gran negocio de los cubanos –expertos en triangular compras hacia Venezuela–, que contaban con la mercancía de compañías japonesas y surcoreanas en la zona franca de Panamá y en el Caribe listas para abastecer el mercado nacional. Pero los chinos, surcoreanos y japoneses no están dispuestos a desembarcar sus productos si no les pagan por adelantado; no creen en trueques por petróleo, quieren dólares contantes y sonantes antes de entregar la mercadería, “si no hay leal no hay lopa”, pero el gobierno maula de Maduro está ahorcado y sin dinero no puede bajarse de la mula.

Primera vez que en un gobierno chavista se les cae un negocio tan redondo a los hermanos Castro, aunque todos los funcionarios cubanos que trabajan en las distintas misiones y en los organismos gubernamentales, obligados a cumplir con el “impuesto revolucionario”, recibieron instrucciones de aprovechar las grandes facilidades con la ampliación de los límites en sus tarjetas de crédito, para comprar el máximo de bienes y abastecer así el mercado cubano.

Muchos artículos expoliados al comercio venezolano ya están en Cuba, además de una gran cantidad de mercancía que tenían los contenedores confiscados en los muelles y que han cargado en Puerto Cabello en un barco cubano con destino a La Habana. Pero todo eso es una minucia ante el negocio que significaba el acuerdo con los asiáticos establecidos en Panamá; para colmo de males, el saqueo a los comercios bajo control militar no ha hecho otra cosa que fortalecer el antimadurismo; querían mostrar a Maduro como defensor de los intereses del pueblo, aprovechando la existencia de grandes cantidades de electrodomésticos, pero en pocas semanas, al arreciar el terrible periodo de escasez, los anaqueles no puedan ser repuestos y las neveras nuevas no puedan llenarse de alimentos. Cuando ya no se pueda resolver el día a día, no habrá consignas revolucionarias, ni milicia ni Guardia Nacional que pueda contener los saqueos que el mismo gobierno irresponsablemente ha promovido, y el único responsable de haber provocado la ruina y tantas penurias será el fracasado de Nicolás Maduro.


Los escenarios                                                                                   

Con sus dislates y políticas erráticas Maduro se está tumbando solito, su salida de la Presidencia se analiza en los altos mandos militares, la dan como definitiva, consideran que un cambio de gobierno es una necesidad.

Según fuentes castrenses se manejan varias opciones después del 8 de diciembre: 1) A Diosdado Cabello, como presidente de la Asamblea Nacional, constitucionalmente le toca encargarse de la Presidencia de la República hasta unas nuevas elecciones, que se calculan para diciembre de 2014. Sin embargo, ha logrado un gran rechazo por sus desenfrenos, no solo contra la dirigencia de oposición, sino a lo interno, con gente del PSUV y con los militares que temen que pueda hacer un gobierno tipo Pinochet. 2) Una junta cívico-militar con Vielma Mora, que tiene simpatía tanto en el chavismo como en la oposición y podría obtener un consenso, pero él no está interesado en una transición sino en la candidatura presidencial. 3) Un triunvirato para dirigir la transición con el general Raúl Baduel, que tiene mucho consenso en la Fuerza Armada y dos civiles que no tengan mucho compromiso ni con la oposición ni con el gobierno.


Tic tac

El colmo: el dinero para financiar la campaña electoral de la esposa del derrocado presidente hondureño Manuel Zelaya, una parte salió del dinero que las FARC lavan en Cuba y la otra provino de Venezuela, aunque el gobierno esté vendiendo el oro porque no hay dólares.