• Caracas (Venezuela)

Opinión

Al instante

Ignacio Ávalos

Breve diccionario político del año 2014

autro image
  • Tweet:

  • Facebook Like:

  • Addthis Share:

I.

Asamblea Nacional. Poder independiente, que de manera autónoma y libre redacta  las leyes que le exige el Presidente. Bolívar. Mantuano criollo del siglo XIX, convertido en afro descendiente y socialista mientras dormía en su tumba. China. Potencia mundial gobernada por el partido comunista. En materia económica se rige por la doctrina capitalista y por tanto aplica la máxima de “si no hay leal, no hay lopa”. 

Ciro Peraloca. Estereotipo del científico distraído y ocupado en cosas inútiles, de acuerdo al presidente Chávez. Ha sido traído a colación hoy en día como argumento para transformar al IVIC.

Constitución Nacional. Documento versátil que se interpreta de manera flexible de acuerdo  a como el gobierno vaya viniendo y vaya viendo.

Contrabando. Importante actividad de exportación, gracias a la ventaja comparativa que representa la regulación de precios establecida sin ton ni son por el gobierno nacional.

Corrupción. Un dato del paisaje criollo.

Dakazo. Iniciativa presidencial a través de la cual el consumismo adquiere carácter revolucionario.

Desabastecimiento. Situación de precariedad en materia de productos que convierte en acaparadores a todos los venezolanos, en función de sus ahorros.

Diálogo. Eslabón perdido de la política venezolana.

Dólar paralelo. Moneda oficialmente inexistente que rige la economía nacional.

 

II.

Economía. Ciencia que forma parte de la ideología y se expresa en voluntarismo político.

Estado Comunal. Propuesta política que reparte el poder abajo para concentrarlo arriba. 

Estudiantes. Jóvenes de los que se dice que son el futuro de este país, aunque  muchos creen que no tienen futuro de en este país.

Empresas de maletín. Organizaciones ficticias que han sido capaces de robarle al Estado  20.000 millones de dólares y que no han sido descubiertas ni enjuiciadas porque son ficticias.

Estadísticas. Fetiche aritmético que sirve para demostrar que la economía nacional está como el gobierno quiere que este y no como el ciudadano siente que está.

Épica. Discurso según el cual en la gestión oficial todo es hazaña y prodigio, digno de entrar en la historia.

Gasolina. Líquido cuyo precio representa el cascabel del gato revolucionario.

Gobierno cívico militar. Gobierno en el que los militares permiten a los civiles creer que están gobernando.

Guarimba. Estrategia auto suicida inventada por algunos sectores de la oposición.

Guerra económica. Guerra que no se libra con balas opositoras, sino con políticas oficiales inadecuadas.

Hegemonía comunicacional. Denominación elegante que sirve para indicar que la libertad de expresión es buena, pero no debe exagerarse.

Ley Habilitante. Medida imprescindible visto que la velocidad de la revolución no rima con la lentitud propia de la democracia.

 

III.

Mesa de la Unidad. Organización que curiosamente pareciera encontrarse en crisis, justo ahora cuando las encuestas soplan abiertamente a su favor.

Modelo rentista. Modelo económico de acuerdo al cual Venezuela, dependiendo del petróleo e importando casi todo lo que necesita, se ha convertido en un país potencia, rebosante de soberanía productiva.

Oposición. Sector político que se opone al gobierno y al mismo tiempo se opone a sí misma.

Patria Segura. Programa gubernamental cuyo nombre se ha vuelto agravio.

Patriota Cooperante. Señor o señora partidario del oficialismo que se dedica a espiar a su prójimo o prójima en nombre de la revolución. Figura política que ha hecho del sapo una bondadosa y meritoria ranita verde.

Plan de la Patria. Corset ideológico-emocional que no permite aceptar que venimos mal por donde venimos viniendo y vamos peor para donde vamos yendo.

Política cambiaria. Política pública más importante en Venezuela.

Puerto. Lugar en donde atracan barcos con el único propósito de desmentir nuestra independencia económica.

Revolución Bolivariana. Mucha frivolidad ideológica y pocas nueces.

Socialismo Siglo XXI. Combo político cuyos componentes son caudillismo, reelección eterna, centralismo político, estatismo, autoritarismo y culto a la personalidad. O sea, socialismo del siglo XX.

Seguridad. Bien escaso para la población, mientras se observan algunas situaciones de acaparamiento (guarda espaldas cuidando funcionarios públicos, por ejemplo).

Todos somos Chávez. Frase publicitaria. Exageración estadística con fines emocionales.

TSJ. Organismo encargado de mantener las apariencias del Estado de Derecho.

Universidades públicas. Instituciones fundamentales que al gobierno no le parecen muy fundamentales que digamos.

Uribana. Penúltima tragedia en las cárceles venezolanas.

Yo. Autor de este breve diccionario político que le desea a usted una muy grata Navidad y un año 2015, ¡con amor y humor demasiados!