• Caracas (Venezuela)

Opinión

Al instante

Octavio Tovar

Beneficios del Yoga

autro image
  • Tweet:

  • Facebook Like:

  • Addthis Share:

Cada cuerpo humano es único y diferente a todos los demás.  Según los especialistas, las huellas digitales en cada individuo son diferentes a los cientos de miles de millones de seres humanos que habitan el planeta tierra, así mismo, con tal distinción es el cuerpo humano. Según los expertos, no existen dos cuerpos humanos idénticos, pues, somos irrepetibles y el Yoga o, la Yoga, como se le quiera calificar, si femenino o masculino, es perfectamente compatible con cada uno.   Si la persona puede hacer respiraciones conscientemente y mover el cuerpo a su propia voluntad puede hacer Yoga a través de posturas sencillas (Asanas) cuyas ejecuciones estimulan directa y favorablemente al cerebro, pero si alguna persona puede hacer respiraciones conscientemente, pero no puede mover su cuerpo a voluntad, todavía así, puede hacerlo a través de la respiración (Pranayamas).   El requerimiento más importante para emprender esta sanadora disciplina milenaria es tener consciencia de la propia existencia como saber tu nombre, donde vives y hacia donde quieres ir, tan sencillo como eso.

Indra Devi, autora rusa de varios libros de Yoga para occidente relató en su obra “YOGA, por siempre joven, por siempre sano” que ella empezó, realmente, a vivir su vida a plenitud a sus 65 años de edad cuando conoció y empezó a practicar esta fascinante disciplina, y en el caso de quien escribe estas letras la realidad fue exactamente igual, puedo decirle al lector que empecé a vivir plenamente mi vida cuando conocí y empecé a practicar el Yoga como disciplina primero, y luego como forma y estilo de vida sin dejar de lado mis quehaceres cotidianos.

Miles de millones de personas, durante la historia de la humanidad se han beneficiado de la práctica del Yoga.

El Yoga puede empezarse a partir de los 7 años de edad porque los órganos están completamente formados, hasta los 95 años, y se puede hacer a través de la Gimnasia Psicofísica o Yoga para principiantes;  es compatible con cada personalidad, raza, sexo, creencia, religión, nacionalidad, estatus social, rico o pobre porque su objetivo es procurar el equilibrio en cada uno de los aspectos de la vida según sean los propósitos individuales.  La ciencia moderna ha demostrado que donde hay equilibrio hay salud.

El primer y más importante beneficio del Yoga y cuyo efecto se siente de inmediato en la primera clase, está en la respiración, nos enseña a respirar correctamente en cualquier circunstancia, en cualquier pensamiento y en cualquier emoción.   El Yoga se basa en la respiración porque cada célula de nuestro cuerpo se alimenta de oxígeno y el cuerpo no lo puede almacenar por lo que hay que suministrárselo permanentemente, es decir, que es muy importante cultivar el hábito de hacer respiraciones conscientes cada cierto tiempo; nuestro cerebro requiere de un tercio del oxígeno que consume el cuerpo para poder funcionar bien, es por ello que los intelectuales y los estudiantes, entre otros, deben, forzosamente, cultivar hábitos de respiración para poder satisfacer la demanda de tanto esfuerzo mental y cubrir también las necesidades de oxígeno del resto del cuerpo. El alimento más importante del cual dispone el ser humano  es el oxigeno contenido en el aire que respira.  El Yoga nos enseña a alimentarnos correctamente y a utilizar los alimentos como forma de sanación.   

El Yoga estimula y fomenta la ética, la probidad, la honestidad y el respeto supremo del individuo hacia las leyes y reglamentos de la sociedad, de la naturaleza y de lo divino;  estimula la introspección, la auto observación y el autoconocimiento despertando los talentos y habilidades que el practicante jamás hubiese imaginado que poseía dentro de sí.

No es casual que la humanidad haya mantenido esta beneficiosa disciplina por milenios, pues, se ha mantenido con nosotros por sus múltiples y liberadores beneficios hacia el cuerpo porque lo flexibiliza, lo fortalece y lo mantiene saludable; hacia la mente porque la desarrolla en todas sus fases; hacia el cerebro porque estimula todas sus neuronas estableciendo nuevas conexiones nerviosas (sinapsis) entre ellas despertando nuevas habilidades físicas y destrezas motoras en el individuo; en lo psicológico otorga tanta tranquilidad y equilibrio nervioso y hormonal que nos hace sonreír con mucha frecuencia por el estado de satisfacción y felicidad en el que nos sentimos;  contribuye a las relaciones humanas en el entorno familiar, laboral y social, y en lo espiritual nos lleva a cumplir la misión de nuestras propias vidas.  La práctica del Yoga contribuye a que tengamos una vida plenamente exitosa en todo aquello que hagamos; contribuye a que subamos o bajemos de peso según la necesidad de cada quien porque el cuerpo consigue su propio equilibrio; a la persona de negocios le da un brillo especial en su personalidad que lo hace atractivo para alianzas y sociedades con gran potencial comercial; al gerente de empresa lo hace tomar decisiones acertadas y productivas; al deportista lo hace mejorar significativamente su rendimiento físico y de concentración; mejora el rendimiento sexual influyendo esa gran energía en la salud de todo el cuerpo y de la mente;  el Yoga combate todo tipo de adicciones incluyendo tabaco, café, alcohol y otros estimulantes adictivos; estimula la irrigación sanguínea en todos y cada uno de los órganos del cuerpo mejorando la digestión, el sueño profundo y la piel, entre otros, pues despierta al desesperanzado las ganas de vivir.

El Yoga nos hace alcanzar patrones vibratorios más sutiles.

Namaste!