• Caracas (Venezuela)

Opinión

Al instante

Billy Vaisberg

¡Auxilio, Twitter me quitó seguidores!

autro image
  • Tweet:

  • Facebook Like:

  • Addthis Share:

Hace exactamente cuatro años, nos dimos a la tarea en TwVen.com (en aquel entonces Twitter-Venezuela.com) de llevar una especie de tablero de resultados de los venezolanos en Twitter, la red social que tomaba vuelo en el país. En aquel momento era @globovision la cuenta líder con unos 140 mil seguidores y bastaba contar con unos 10 mil seguidores para estar en el top 100 (hoy se necesitan más de 150 mil seguidores para aparecer en el top 500).

Son miles los tuiteros locales quienes visitan o han visitado nuestro sitio a diario para ver sus cuentas crecer. Algunos de ellos con tanto fervor que han llegado a creer que los números los “hacemos” nosotros. Cuando ven sus cuentas subir y escalar posiciones en los rankings, se regocijan.

Lo usual es que la cantidad de seguidores suba día tras día. Por un lado, cada día se incorporan más personas a la red. Por otro lado, al escribir, participar en conversaciones y ser recomendados (retuiteados), otros tuiteros nos “descubren” y comienzan a seguirnos. Eso sin contar la cantidad de “sistemas” que nos hemos inventado los tuiteros para hacer crecer rápidamente los seguidores. Aunque eventualmente perdemos uno que otro seguidor, siempre son menos de los que ganamos y el total crece. Ese es el objetivo todos los días: crecer.

Pero ¿qué sucede cuando repentinamente desaparece una cantidad notable de seguidores de unq cuenta? Existen dos explicaciones razonables: la primera, un grupo grande de personas decide dejar de seguir la cuenta, usualmente como castigo. Esto ocurre con frecuencia entre los famosos – un cantante dice algo que ofende a sus seguidores y miles de estos lo dejan de seguir en protesta. Recientemente presenciamos un caso notorio en Venezuela, cuando miles de personas dejaron de seguir a @globovision por el cierre de programas y la salida de algunos periodistas.

La segunda forma de perder seguidores ocurre cuando una importante cantidad de cuentas que nos siguen son cerradas o suspendidas por Twitter. Si una cuenta deja de estar activa, no puede contarse más entre nuestros seguidores.

Twitter suspende centenares de cuentas todos los días. La empresa ofrece un servicio de gran utilidad en forma gratuita. Para mantenerlo viable y relevante, sin embargo, debe establecer ciertas reglas conocidas en el mundo de Internet como “Términos y condiciones” que todo el que se registra, voluntariamente, debe aprobar (aunque nunca lo leamos lo que dice). Si no estamos de acuerdo con dichos términos, podemos simplemente no inscribirnos e ir a comunicarnos por otra vía. Con cientos de millones de cuentas, resulta imposible revisar el cumplimiento de todas ellas, cada día. Es por ello que Twitter cuenta con programas o robots que monitorean constantemente lo que ocurre en su red, buscando potenciales violaciones de dichos “términos”; cuando identifica alguna, suspende la cuenta. La violación más común es “comportamiento agresivo”, es decir, cuando un usuario comienza a seguir a una cuenta tras otra como forma de llamar la atención y conseguir más seguidores – uno de los “sistemas” más comunes para aumentar seguidores. Generalmente, si el usuario se compromete a no hacerlo de nuevo, Twitter la restablece. (El tema de la suspensión de cuentas, también controversial y actualmente en la palestra, lo consideraremos en detalle en otro momento).

Adicionalmente, Twitter pareciera estar hacienda limpiezas periódicas, es decir, cancelando cuentas que han estado inactivas mucho tiempo. Muchas de estas cuentas fueron creadas legítimamente pero nunca se utilizaron, otras fueron creadas con el solo propósito de aumentar la cantidad de seguidores de otras cuentas. Es algo que también aparece en los “TyC”, su política es “si una cuenta no envía tuits en 6 meses, se considera inactiva y será cerrada”. Hasta ahora, no han cerrado muchas, entre otras razones porque como empresa a Twitter le interesa demostrar muchos usuario y crecimiento constante. Pero si hemos detectado al menos un par de “operativos” de cierre de cuentas en los últimos meses.

Claro que se pueden idear otras explicaciones para la pérdida de seguidores, como conspiraciones políticas o que Twitter deliberadamente haya decidido castigar a cierto grupo de personas. Podemos estar seguros que en Twitter Inc tienen suficiente en qué ocuparse, con la salida de la empresa a la bolsa y su – ahora en serio – búsqueda de ingresos sostenible. Si acaso Twitter decidiera tomar ese tipo de acción, seguramente no sería quitándole 6.600 seguidores a una cuenta que tiene más de 1 millón cuatrocientos mil (es decir, desaparecer el 0,5% de sus seguidores – difícilmente un “ataque masivo”). Aunque cueste creerlo, hay gente que ha perdido 10 o 20 seguidores, y también se lo atribuyen a retaliación política de la empresa norteamericana.

Ahora bien, ¿cómo explicar que la cuenta de fulanito perdió tantos seguidores y la de menganito no? ¿no es esa la prueba de que Twitter la tiene agarrada con fulanito? La mejor hipótesis que manejamos es que los seguidores de “menganito” son de mejor calidad que los de “fulanito” míos. Es decir, a fulanito le seguían más cuentas inactivas o fantasmas, por lo cual la reciente limpieza le afectó más que a menganito.

En resumen, Twitter hizo una “limpieza” periódica de varios miles de cuentas inactivas (¿fantasmas?), lo que tuvo un pequeño impacto en la cantidad de seguidores de algunas cuentas prominentes. Nada extraordinario ni noticioso. A menos que no tengamos mejor cosa que hacer que estar pendiente de nuestros seguidores en Twitter.