• Caracas (Venezuela)

Opinión

Al instante

Gonzalo González

Atrasados, incompetentes y corruptos

autro image
  • Tweet:

  • Facebook Like:

  • Addthis Share:

Hay muchos que se preguntan ¿por qué Venezuela llegó a esta situación de crisis generalizada? ¿Por qué después de 15 años somos una sociedad más violenta, dividida, menos libre, más pobre y menos segura? En fin ¿por qué hemos retrocedido tanto?

Quienes dirigen el país desde 1999 llegaron al poder comprometidos a realizar un cambio dirigido a subsanar todos las carencias que hicieron hundirse a la democracia puntofijista.

Hugo Chávez al asumir el gobierno prometió adecentar la política, ampliar la libertad mediante la democracia participativa y protagónica, crear una economía productiva, combatir con eficacia la pobreza, recuperar la soberanía nacional y acabar con la corrupción entre otros objetivos. Para llevar adelante lo prometido contó desde el principio con un apoyo popular ampliamente mayoritario, con el alineamiento a su lado de las instituciones del Estado, y con la mayor bonanza fiscal tanto en tiempo como en cuantía en toda la existencia de Venezuela. Es decir, tuvo a su favor el viento para cumplir largamente con sus promesas y materializar el cambio positivo que requería la nación.

Hemos llegado a esta terrible situación porque Chávez y sus acompañantes tenían unos objetivos diferentes a los proclamados en sus promesas. Algunos replicarán que tenían buenas intenciones pero no pudieron, sobre buenas o malas intenciones es difícil pronunciarse, pero lo real y objetivo son los resultados consecuencia de las políticas y los métodos aplicados. Todos los indicadores muestran que la situación para el ciudadano común es peor a la de hace 15 años.

Quienes han gobernado en estos tres lustros son unos atrasados políticamente por cuanto tienen visión que es una mezcla de militarismo con castro-comunismo cuyo objetivo es instaurar en Venezuela un sistema político de corte totalitario basado en el control total de todo y si bien no han logrado instaurar una dictadura con todas las de la ley han avanzado bastante en su propósito. No es superfluo recordar que los totalitarismos en todas sus variantes son un fracaso histórico.

Otro rasgo distintivo de quienes gobiernan es su marcada incompetencia para lidiar con éxito con los viejos y nuevos problemas presentes en la vida cotidiana de los venezolanos. Esa incompetencia es producto en primer término de la concepción controladora y estatista propia del totalitarismo castro-militarista. También es consecuencia de una práctica de gobierno que privilegia la lealtad y sumisión de los servidores públicos a la preparación y competencia de los mismos.

En cuanto a la corrupción, el chavismo en sus promesas le daba a la lucha contra la corrupción una altísima  prioridad, transcurridos quince años nos encontramos en presencia del gobierno más corrupto quizás de nuestra historia. Son innumerables los casos ocurridos y en progreso del mencionado flagelo empezando por el Plan Bolívar 2000 caso emblemático de los comienzos del régimen. Tanta corrupción tiene su origen en la muy internalizada creencia y praxis de que se  vale todo en política, suerte de visión fundacional de la corrupción política como método para lograr y mantener el poder. Algunas conductas propias de esa visión son la confusión partido-Estado, la opacidad, la manipulación y la mentira convertida en política de Estado, el uso del patrimonio público en provecho propio, el clientelismo político llevado a límites de soborno social.

Una clase dirigente caracterizada por el atraso, la incompetencia y la corrupción no podía llevar al país a otro destino diferente al que hemos arribado y por tanto les sobran méritos para ser eyectadas del poder.