• Caracas (Venezuela)

Opinión

Al instante

Adriana Villanueva

Arranca, Supermán, arranca

autro image
  • Tweet:

  • Facebook Like:

  • Addthis Share:

El pasado martes 30 de julio murió en Miami, a los 86 años, el comediante cubano Guillermo Álvarez Guedes, quien a pesar de haber pasado más de la mitad de su vida exiliado en los Estados Unidos, y sobre todo, a pesar de sus adversarios, nunca dejó de ser tan cubano como las masitas de puerco y el congrí.

Cómo olvidar la tarde a mediados de los años 70 cuando mi padre llegó a casa con un par de LP de Álvarez Guedes que le había prestado un amigo con la advertencia: “no son para niños porque son muy groseros”. Como en mi familia nunca existió la censura, ante las carcajadas de nuestros padres, mis hermanos y yo nos unimos alrededor del tocadiscos para gozar con los chistes de este cubanote de bigote poblado que contaba, entre tantas ocurrencias, sobre una visita de Supermán a la Cuba Revolucionaria. Después de los festejos oficiales recibidos, cuando le tocó regresar al Imperio, el Hombre de Acero se encontró con problemas para despegar. Al voltear para ver qué era lo que estaba pasando, tenía a centenares de cubanos aferrados a su capa gritando: “Arranca, Supermán, arranca”.

Aunque la mayoría de los chistes de Álvarez Guedes no eran contra la Revolución Cubana, tenía suficientes chistes “gusanos” en el repertorio como para que su humor fuera fruta prohibida en ese pequeño oasis revolucionario en el Caribe donde la censura, sin duda, era más férrea que en casa de mis padres.

Los discos de Álvarez Guedes fueron devueltos al amigo que los prestó y no los volvimos a oír, pero muchos de sus chistes -como las desventuras de Atanasio o el cuento de la abuela que confundió laxantes con chocolates- quedaron como referencias familiares que siempre nos hacían reír, por eso un día, cuando ya yo era una orgullosa estudiante de la Escuela de Arte en la combativa UCV, se me ocurrió comentar entre amigos que qué buenos eran los chistes de Álvarez Guedes. Inmediatamente se hizo un silencio sepulcral, seguido por la fría recriminación de si acaso mi familia era afecta a los chistes gusanos.

Por supuesto que a los 19 años me retracté, como san Pedro, negando a quien tantas risas me brindó: “es que hace tiempo un amigo de mis viejos, a quien ya casi no vemos, nos prestó dos de sus discos, es verdad, es burda de gusano, pero tenía algunos chistes buenos”.

Tras semejante metida de pata ideológica, me impuse como penitencia monopolizar mi reproductor durante semanas con la Nueva Trova Cubana cantando odas a la revolución. No hay que olvidar que en los años 80dudar de Fidel y de su gesta era causal de repudio entre la otrora joven intelectualidad caraqueña, inclusive entre tantos que hoy consideran a la revolución venezolana como una pesadilla encadenada a la voluntad de los hermanos Castro.

Ya sin la carga de la simpatía revolucionaria como presión social, busqué en YouTube los chistes de Álvarez Guedes y con el paso del tiempo, encuentro que quizás carecen de la elegancia política y de la inteligencia del monólogo de algunos humoristas actuales en Venezuela, pero todavía uno puede llorar de la risa con sus cubaneos y ocurrencias.

Álvarez Guedes, al igual que la gran Celia Cruz y tantos otros cubanos señalados como “gusanos” por renegar de la Revolución –así como a los venezolanos de poca fe se nos tilda de “escuálidos”- murieron de viejos, con la inmensa pena de no volver a pisar la isla, que no por no compartir el manido sueño revolucionario, alguna vez dejaron de amar.