• Caracas (Venezuela)

Opinión

Al instante

Jorge Fernández Díaz La Nación, Argentina

Argentina mete miedo

  • Tweet:

  • Facebook Like:

  • Addthis Share:

Silenciosa y progresivamente, bajo las narices a veces resignadas o indolentes de la opinión pública y con la impotencia o complicidad de muchas instituciones débiles de esta democracia ya degradada, la política argentina se fue convirtiendo en una novela negra.

Hoy existe en el país todo un submundo de extorsionadores y militantes patoteriles y de apropiadores indebidos del Estado, de feudos tenebrosos, de espías y policías corruptos, y narcos territoriales con fuertes vinculaciones políticas.

Ese contexto es el que explica el trágico desenlace del caso Nisman. Un fiscal prepara las pruebas de un siniestro complot de poder, es amenazado por los servicios de inteligencia y aparece muerto justo en vísperas del día D. Y nadie, por supuesto, puede creer que se haya suicidado.

Aun si lo hubiera hecho, el asunto sugiere para la mayoría por lo menos un suicidio inducido. O un asesinato “maquillado por especialistas”.

El público presiente que se trata de una muerte de orden político. Por tanto, infiere que Nisman tenía pruebas certeras y que la presidenta quiso canjear petróleo por impunidad para los sospechosos de un atentado terrorista. Esta secuencia acaso se refuerce el día en que trasciendan las escuchas de Nisman.

El gobierno nunca pudo dejar en claro cuál era la razón última de su espectacular e insólito giro a favor del régimen antisemita de Mahmoud Ahmadinejad.

Puede no ser cierto que Cristina haya ofrecido impunidad a cambio de ventajas económicas. Pero sí resulta verosímil, puesto que mandó a aprobar el tratado en tiempo récord y sin el menor consenso con los legisladores opositores ni con las entidades judías.

El impacto social por la muerte de Nisman solo puede ser comparado con la conmoción que provocó el asesinato del fotógrafo José Luis Cabezas. Ambos episodios están tocados por una matriz mafiosa. Son fogonazos dolorosos en la oscuridad de un país que hoy mete miedo.