• Caracas (Venezuela)

Opinión

Al instante

Oscar Hernández Bernalette

2015 Año malo para los populistas

autro image
  • Tweet:

  • Facebook Like:

  • Addthis Share:

Los pueblos están hablando, poco a poco están descubriendo las bases frágiles del discurso populista y del socialismo del siglo XXI. ¿Qué nos demostró el 2015 en esta región? En primer lugar, que la conciencia antipopulista se despierta. En segundo lugar, que el péndulo de la política busca otros horizontes más allá de la izquierda, de la  derecha o del centro.

Destitución en Guatemala, posible “impeachment” en  Brasil y  el triunfo de los factores democráticos en Argentina y Venezuela. Con sus diferencias, en cada caso todos tienen un denominador común: inflación,  corrupción e ineficiencia. La ciudadanía se está reconociendo como sujeto de la política y no objeto de la misma. Rechaza a la clase gobernante irresponsable, no quiere engaños, ofertas sin cumplir, corrupción a granel, arrogancia y abuso de poder. ¿Por qué la crisis de la señora Rouseff? La gente se levanta es en contra de  la corrupción.

Los resultados electorales en Argentina y Venezuela demuestran ciudadanos que quieren honestidad. Los pueblos reaccionan contra tanta ineficiencia, atropello a los medios de comunicación, poderes públicos  secuestrados por las presidencias, empresas arrinconadas y solo dadivas para los pobres para mantener las esperanzas de progreso mientras sus gobernantes vivían al nivel de los capitalistas que tanto critican.

Cuántos dineros público depositados en cuentas personales (Andorra por ejemplo) para beneficiar a pocos mientras que millones de seres humanos pierden la posibilidad de beneficiarse de la riqueza colectiva. En  Venezuela, para gran sorpresa de Nicolás  Maduro y los “socialistas”, pierden las elecciones con una gran diferencia a favor de la oposición democrática representada en la MUD. Con todo el poder del Estado y el abuso por el control de los medios de comunicación, no pudieron desmotivar al electorado que lo que quiere es un cambio.

Los ciudadanos en esta región demandan buenos gobiernos, que respondan a las exceptivas y a las ofertas electorales.