• Caracas (Venezuela)

Opinión

Al instante

Nicolás Bianco

Amuay

autro image
  • Tweet:

  • Facebook Like:

  • Addthis Share:

Por un instante asumo el sentimiento de dolor e indignación de millones de venezolanos y rindo homenaje nacional póstumo al niño Rodwan Moreno, a la joven de 15 años Carmen Acosta Vaca y al valeroso trabajador petrolero Reneduar Jiménez. Las llamas de un pavoroso y expansivo fuego los calcinaron como a por lo menos 43 venezolanos más el 24 de agosto en la madrugada. Dos esferas de almacenamiento de gas en el patio de tanques de nuestra refinería ícono en Amuay habían finalmente explotado. Reneduar Jiménez recibió la letal orden cuando ya todo era un caos. "Ve y cierra la válvula". No estaba de guardia. Las poblaciones aledañas y probablemente los propios trabajadores y guardias nacionales presentían la desgracia. Días atrás, el mortífero gas los fue rodeando. Alguien que se salvó corría entre las casas gritando: ¡Salgan! Sálvense.

 

Las voces expertas en nuestro adolorido país y en el mundo entero coincidieron de inmediato en las probables causas de este nuevo e imperdonable malfuncionamiento en la industria petrolera.

 

La ingeniero geofísica Inírida Rodríguez, gerente ejecutiva del Vicerrectorado Académico de la UCV, sintetiza la convergencia de opiniones: "Graves fallas en el mantenimiento (sólo 19% del mantenimiento programado se completó en el año 2011), ausencia de planificación en paradas operacionales claves, ineficaz sistema de alarmas y, por supuesto, un personal directivo y de `gerentes’ sin preparación alguna".

 

El inventario 2002/2012 del chavismo petrolero no puede ser más macabro: 72 personas muertas, más de 200 heridas, explosiones, incendios, derrames, paradas no programadas, disminución ostensible de nuestra producción petrolera y derivados y endeudamiento descomunal de la otrora segunda mejor compañía del mundo (Pdvsa, 1991).

 

Como si fuera poco, el Presidente de la República ha incurrido en actos consecutivos de "lesa patria", ilustrados por el despido masivo de más de 23.000 trabajadores sin oportunidad alguna de recurrir a sus derechos laborales y bajo el grotesco espectáculo de la burla y la difamación, el violento desalojo de sus casas en los campos petroleros, la apropiación indebida de la cosa pública, al no sólo "regalar" el petróleo a través de numerosos convenios profundamente antinacionales, sino al "hipotecar", desde el año 2007, las reservas petroleras de nuestros hijos y sus hijos al insaciable Gobierno Chino.

 

La directiva de Pdvsa se ha encargado del "manejo" de billones de dólares y el Ejecutivo inventó el Fonden para canalizar, sin contraloría legítima alguna, enormes cantidades de dinero que bien empleados hubiesen repercutido en una Venezuela próspera y muy diferente de las ruinas que recibiremos el 7 de octubre cuando, en elecciones generales, derrotaremos masivamente al chavismo oficialista.

 

Estamos apenas a un mes y pocos días del 7 de octubre. Votemos temprano y luego colaboremos todos en cuidar la victoria de nuestro candidato, el demócrata Henrique Capriles Radonski. No habrá tregua luego de la victoria. Respaldemos, incluso en la calle, su condición y prerrogativas constitucionales de presidente electo. A partir del 10 de enero de 2013, los poderes públicos han de cumplir con su deber. La masacre de Amuay no quedará impune. Como tampoco el vasto inventario de acciones punibles del actual Gobierno.

 

En nuestro pecho vibra una nueva Venezuela. Nos abrazaremos con Rodwan, Carmen y Reneduar.

 

Sus almas nos protegerán para vivir en democracia, progreso, innovación, autonomía y paz.