• Caracas (Venezuela)

Opinión

Al instante

Elías Pino Iturrieta

Amada y El Conejo

autro image
Las instalaciones del penal de San Antonio/ Foto: Archivo

Las instalaciones del penal de San Antonio/ Foto: Archivo

  • Tweet:

  • Facebook Like:

  • Addthis Share:

Han circulado informaciones inexactas sobre el paso de Amada Granado por la cárcel de San Antonio, que conviene aclarar antes de que la película corra más de la cuenta. Especialmente porque aquí dijimos que se trataba de una periodista rumana y, más tarde, que era una conocida fotoperiodista. No faltó quien la anunciara como una hermosa modelo que posaba en bikini en la insólita piscina para reclusos de Margarita, como si fuera parte del clan que se solaza en una prisión convertida en amigable club. Ni lo uno ni lo otro, sino todo lo contrario.

En el afán por hacer de su profesión una obra de arte, Amada Granado se ha ocupado de meterse en lugares atractivos para su mirada profesional y para la mirada sorprendida de los espectadores. De allí que, hace poco más de un año, nos mostrara a una serie de bañistas en las playas del Guaire para que se magnificara, a través de una sutil aproximación, la tragedia de las aguas putrefactas que circulan por la capital. Tras el mismo propósito buscó antes la manera de meter la cámara en las profundidades de la cárcel de San Antonio, que entonces se hizo célebre por las facilidades de solaz ofrecidas a los cautivos y a su parentela, y que ahora vuelve a la fama por los sucesos del entierro de un pran apodado El Conejo. Lo logró, después de trabajosas gestiones, y publicó entonces las imágenes ante un público perplejo.

Las fotografías de Amada en el penal se expusieron en la “Panorámica de Arte Emergente en Venezuela 2000-2012”, en la Galería El Anexo de Arte Contemporáneo en Miami (2015), y como parte de las actividades que realizó la Fundación Colección Patricia Phelps de Cisneros, también en Miami. Ha recorrido destacados lugares Amada Granados con su brillante fotografía, por lo tanto.

Si así sabemos a ciencia cierta lo que es Amada Granado y  lo que ha llevado a cabo por el arte con su cámara, también sabemos lo que no ha sido, ni lo que no pudo ser en su visita a la cárcel margariteña de San Antonio. Fue así como El Conejo, tal vez sin imaginarlo, facilitó una estupenda muestra de fotografía artística.