• Caracas (Venezuela)

Opinión

Al instante

Eduardo Semtei

Ahora sí lo ves, ahora no lo ves

autro image
  • Tweet:

  • Facebook Like:

  • Addthis Share:

Si el cáncer no fuera una enfermedad terrible, mortal, la peor de todas, un observador inocente de otro país, que se dedicara a leer los titulares de prensa, podría deducir que Chávez le anda mamando el gallo a los venezolanos. Los ejemplos de presidentes y primeros ministros que les informan responsablemente a sus electores sobre sus enfermedades son incontables. Todos los gobiernos (serios) del planeta cumplen con la responsabilidad de informar sobre la salud de su primer mandatario, pues ello no es un asunto privado o familiar, es materia de altísimo interés nacional, sobre todo en los actuales momentos cuando los delfines (Jaua), pichones (Vielma) y cachorros (Tareck) de Miraflores andan alebrestados hablando del “proceso constituyente”, que no es otra cosa que convertir la Vicepresidencia en heredera universal, directa y absoluta de la Presidencia.

¡Sólo eso nos faltaba! Ya no le basta a Chávez mostrar públicamente su desprecio por gobernaciones y alcaldías, ya no es suficiente el manejo inescrupuloso de la administración pública y el dinero del petróleo; para el mariscal de Sabaneta es insuficiente regalar nuestros recursos para lograr votos en las asambleas internacionales; de paso, advierto que el ingreso de Venezuela al Consejo de Derechos Humanos de la ONU nos costó una “platica”.

Ahora quiere una Presidencia hereditaria. Un “porsiacaso”. Bueno, decía al principio que al Presidente usted ahora lo ve, ahora no lo ve. Es como un bombillo intermitente. Un día anda cantando rancheras, bailando joropo, montando patineta, dando cabriolas, “está on”, y al otro día, o quizás una semana o, como ahora, casi un mes, pues, usted, simplemente, no lo ve, “está off”.

Esas “oscuranas” no tienen otra explicación que un agravamiento de la enfermedad, un reposo obligado, una recuperación urgente; y si tomamos en cuenta que el hombre quiere un “heredero constitucional”, entonces casi podemos afirmar que el asunto es serio.

Cámara hiperbárica, ¡míquiti! Bueno, siempre hay la otra explicación, la de la señora Carmen González de mi condominio: “Ese no está enfermo nada, es una maniobra, un engaño, una estrategia electoral para generar lástima y lograr solidaridad; es como Fidel, que les miente a los cubanos con una supuesta dolencia incurable”.

También dentro del PSUV, me cuentan mis amigos diputados rojos-rojitos, algunos creen que Chávez anda escondido no por enfermo, no por mamador de gallo, sino porque está sometiendo a sus seguidores/candidatos a gobernadores al tribunal de las masas y de los votos. Conjeturan que Chávez no quiere intervenir para nada en la campaña, a fin de conocer cuáles dirigentes y cuáles no gozan de la aceptación del electorado, eso explica muy bien que casi todos, pero especialmente Elías Jaua, Tareck el Aissami, Aristóbulo Istúriz, Reyes Reyes y Arias Cárdenas anden todo el día con la cancioncita de su amistad con el Presidente, de su compadrazgo, de ser curruña, sus representantes en la tierra, sus hijos, herederos. Es lo único que exhiben.

Fíjense en Jaua. Fue ministro varias veces, vicepresidente y jamás hizo obra alguna en el estado Miranda, ni en seguridad ni en infraestructura y ahora ofrece villas y castillos, siempre diciendo que su virtud es ser “hijo putativo” del llanero de Miraflores.

Les digo nuevamente, a las misiones Adulto Mayor y Vivienda ya les sacaron el jugo, fueron cosechadas, no queda nada, así que por lo menos en 12 gobernaciones estamos o ganando o cabeza a cabeza. Mientras tanto, ahora sí vemos a Chávez, ahora no lo vemos. La misma historieta del año pasado. Es una novela que finalizará más