• Caracas (Venezuela)

Opinión

Al instante

Juan Gabriel Tokatlian

Adiós al pasado, bienvenido el futuro

autro image
  • Tweet:

  • Facebook Like:

  • Addthis Share:

Cuando llegué a Colombia, en 1981, el principal mito futbolístico de la Selección era el empate 4 a 4 con la Unión Soviética, en el Mundial de Chile 1962. Con el pasar de mis años en Colombia, una y otra vez, y ante alguna derrota futbolística, surgía este recuerdo. La clasificación para el Mundial de 1990 generó una enorme expectativa: el empate 1 a 1 con Alemania parecía dejar atrás el mito de 1962, pero la derrota 2 a 1 con Camerún produjo una profunda desilusión. En el fondo, el empate con los germanos no disipó la recurrente remembranza de la igualdad ante los soviéticos.

Pocos años después, sí se produjo, por fortuna, el fin del mito. El fabuloso triunfo 5 a 0 sobre Argentina, en la eliminatoria de 1993, pareció abrigar una renovada esperanza de un mejor porvenir. Aún recuerdo la euforia de ese día y las jornadas que siguieron, en las que el cántico era “Argentina, Colombia tu papá”. Como entonces yo iba al psicoanalista en Bogotá, pude sobrellevar la situación. Pero los mundiales de 1994 y 1998, concluyeron en nuevas frustraciones. Despuntó otro mito: a cada mal paso en el fútbol se repetía por los medios de comunicación aquel 5 a 0.

Aquello era, de hecho, contentarse con poco. En el medio de esos dos campeonatos adquirí la ciudadanía colombiana por adopción. Y desde entonces quiero que Argentina y Colombia alcancen la clasificación a los mundiales y compitan para llegar lo más alto posible. En los partidos de eliminatorias o por Copa América siempre prefiero el empate.

Así, este parecía ser mi Mundial soñado. Colombia, con un extraordinario técnico argentino, José Pékerman, y Argentina con Messi en la cancha. Los dos equipos con estilo definido, opción ofensiva y talento por doquier. Colombia deslumbró con James –y todavía tiene en el banco a Quintero–, y Argentina, que, a pesar de no brillar, ganaba bien sus partidos. En un intercambio de mails con amigos y amigas de Colombia surgió dos veces la fantasía de una final Colombia-Argentina. Pero esta vez no pudo ser.

Solo sé que, cualquiera sea el resultado final de este Mundial, Colombia ya no mirará más atrás en materia de fútbol. No hay más mitos menores, solo hay un gran futuro futbolístico para una país que está llamado a nuevos desafíos, mejores récords y posibles títulos.