• Caracas (Venezuela)

Opinión

Al instante

Aníbal Romero

Lecciones de Egipto

autro image
  • Tweet:

  • Facebook Like:

  • Addthis Share:

1) Los conceptos de democracia y libertad son distintos. La voluntad de una mayoría relativa y pasajera puede a veces significar la opresión de la minoría. La democracia se refiere a los votos. La libertad se refiere a la protección de derechos inalienables de la persona humana. En Egipto hubo votaciones y la mayoría llevó a sus representantes al Gobierno, pero no hubo ni hay libertad. En Venezuela estos conceptos son sistemáticamente confundidos. Aparte de que la democracia revolucionaria es una farsa sustentada en el fraude, nuestra libertad es ficticia pues depende del capricho de los que mandan.

2) La siempre hipócrita y oportunista comunidad internacional ha decidido que existen golpes de Estado buenos y malos. En Egipto, Morsi fue elegido y gobernó solamente para los suyos. Dividió al país, violó las leyes, persiguió y reprimió a sus adversarios, silenció la prensa opositora. Al final, su destitución a manos de los militares fue soterradamente celebrada por Washington, entre otros. Ese, tal parece, fue un golpe “bueno”. En Venezuela el régimen revolucionario actúa idénticamente a Morsi, con asesoría castro-comunista, ¡pero pobre del que se atreva a hablar de golpe de Estado en estas latitudes! Está prohibido.

3) Para algunos, entre los que me cuento, la libertad es un valor supremo. Admito no obstante que tal no es el caso para millones de seres humanos alrededor del mundo. Otros relevantes valores ocupan para ellos un lugar prioritario: la sumisión a Dios, la igualdad socialista y la seguridad material, por ejemplo. He llegado a convencerme de que existen pueblos que llevan la esclavitud en el alma. En Venezuela, para citar un caso, vivimos bajo la permanente amenaza del ejercicio arbitrario de la voluntad de quienes ahora detentan el poder. Todos sabemos que acá las leyes son de plástico. Y vivimos igualmente bajo el dominio de un Estado extranjero que lleva a cabo sin remilgos la depredación del país. Sin embargo, nadie se rebela.

4) Los gobiernos no caen solos; no hay “implosiones”. La URSS no “se derrumbó”. Reagan, Margaret Thatcher y Juan Pablo II la empujaron al precipicio. Walesa hizo también lo suyo. Las estrategias de desgaste son casi siempre una excusa para evadir la verdad. A Morsi lo sacaron los militares para evitar un desastre aún mayor.

5) Es evidente que el mundo árabe-islámico se enfrenta a un inmenso desafío socio-cultural, ante el cual quizás no podrá responder creativamente. Se trata del impacto de una modernidad que pone en cuestión aspectos fundamentales de una civilización todavía sustentada en la ambigua separación entre religión y política, en ancestrales costumbres familiares, lazos tribales y convicciones espirituales que dificultan ajustarse a un planeta en acelerada transformación.

6) Los medios de comunicación occidentales, empeñados en simplificarlo todo, en convertir cada conflicto en un combate entre buenos y malos como en alguna película de Hollywood, inventaron una tan famosa como fantasmagórica primavera árabe, que no existe sino en las cabezas recalentadas de los editorialistas y comentaristas que a diario nos asaltan con sus vanas ilusiones. El mundo bobalizado que tenemos, reblandecido y enredado hasta los tuétanos por esa ideología delirante que llaman “corrección política”, se empeña constantemente en levantar espejismos, tan efímeros como desconcertantes. Tal tendencia no parece tener remedio en el ámbito de las comunicaciones instantáneas, los clichés de la cultura de izquierda y el bombardeo inclemente de las grandes agencias de noticias.