• Caracas (Venezuela)

Opinión

Al instante

Álvaro Requena

Independencia: vivir en paz

autro image
  • Tweet:

  • Facebook Like:

  • Addthis Share:

Afortunadamente los seres vivos nacemos aprendidos respecto de lo que es vivir en paz. Desde el más simple organismo unicelular al más complejo ser humano, todos llevamos dentro, junto con la esencia de la vitalidad, el concepto de la paz y a todos la irradiamos.

Si no están en profunda y total paz entre sí las células de un árbol, éste no prospera. Si no lo están las de un gato, tampoco. Cuando las células o los elementos que componen un organismo no están en paz, ese organismo no progresa y pierde su vitalidad, languidece, sufre y, finalmente, fallece.

Las sociedades son organismos tan complejos como otro ser vivo y sus componentes sólo progresan y se desarrollan cuando están en paz. Si no, terminan siendo sociedades corruptas e indignas del esfuerzo del resto de los humanos y de las otras sociedades en general. Eso es lo que quiere decir la historia de Sodoma y Gomorra, el Imperio Romano, el Tercer Reich y otros ejemplos en proceso…

Ahora bien, los elementos que componen un organismo y que están en paz entre sí también son independientes, aunque sus funciones sean complementarias o sinérgicas, tengan un mismo propósito y su vida esté comprometida a tal fin. “En la unión está la fuerza”, es un viejo dicho obtenido del más profundo análisis sobre la independencia del hombre, y es aplicable a toda la escala filogénica.

De hecho, como dije antes, la pérdida de la paz, el temor, la desesperación, la dominación, la sumisión, la dependencia, la subyugación, el rechazo, la absorción y cualquier otra acción que imponga un límite o presión a un ente independiente trae como consecuencia la enfermedad, la destrucción, la reacción y, finalmente, lo más grave siempre será la pérdida de la función original del ente que ha perdido la paz, que no ha podido mantener la serenidad.

Pero así como nacemos aprendidos de la necesidad de la paz y de mantenerla, también nacemos con el instinto de recuperarla o fallecer y así suele ser.

Por eso es tan importante el 5 de Julio para nosotros en Venezuela, ese día encendimos todos el compromiso por recuperar la paz perdida y casi lo hemos logrado 202 años después, aunque haya personas que crean que paz es hacer lo que ellos dicen, todavía existimos muchos que sabemos que paz no es hacer lo que dicen o desean otros, paz es hacer lo que tenemos que hacer todos y cada uno de nosotros para que, como cuerpo social, con un compromiso común asumido inquebrantablemente, vivamos independientes y seamos autónomos en nuestro pensamiento y juntemos con los demás nuestras energías en pos de la felicidad y bienestar de todos, a la vez.

Por la paz se lucha, no se espera a que regrese o aparezca sola, porque sola no vendrá. Se la busca activamente, con determinación, sin tregua, sin descanso, con esperanza, sin temor y sin violencia.