• Caracas (Venezuela)

Opinión

Al instante

Alicia Freilich

Cesppa eres tú

autro image
  • Tweet:

  • Facebook Like:

  • Addthis Share:

No se establece una dictadura para salvaguardar una revolución, se hace la revolución para establecer una dictadura.

George Orwell. 1984.


Cesppa, por reciente decreto ilegítimo, es el Centro de Seguridad y Protección a la Patria. Tiene modelos: Ojranka: policía secreta rusa del criminal imperio zarista. KGV: comité cívico-militar del imperialismo bolchevique para la seguridad del Estado. Agencia represiva de la disidencia antisoviética con ramas de contrainteligencia para espiar a su rival, la anticomunista estadounidense CIA. Desde 1922. ICHA: imperialismo chino actual, comunista integrado desde 1950 con la República Popular de Mao, pasando por el Gran Salto Adelante, la Revolución Cultural, plaza Tiananmen y, como siempre, una cruel maquinaria represora de la ideología política liberal. Gestapo: policía oficial secreta del Estado alemán nazi que controló la privacidad de cada habitante del país y de la Europa ocupada para encarcelar y destruir al no-ario, minoría o disidente. OVRA: de Mussolini, organización para vigilancia y represión del antifascismo. Stasi: ministerio para la seguridad del Estado de la comunista Alemania del Este para castigar “la vida de los otros” en su zona y la república alemana occidental.

En Centro y Suramérica los militares Perón, Pérez Jiménez, Stroessner, Videla, Castro, Trujillo, Pionochet, entre otros, forjaron esa clase de institutos criminales que en nombre de la patria los protegieron para ejecutar sus órdenes arbitrarias y fechorías.

Claro, cada república constitucional democrática crea sus propias instituciones que garantizan la seguridad y bienes de la nación y de sus habitantes bajo ordenamientos legales inviolables, establecidos con precisión. Si se exceden, los poderes públicos autónomos se encargan de investigar, juzgar, exculpar o condenar.

En cambio, Cesppa es la versión ilegal castrochavista totalmente militarizada del G2 cubano que fusiona lo genérico de todo imperialismo con las costumbres dictatoriales del continente hispanoamericano. Cuba fidelista es hoy una pobrecía de gueto. Su mitología tropicalmente personalizada por una mafia de uniforme verdeoliva se desgastó en fusilamiento, miseria física, cárcel, canje mercenario y prostitución a cualquier edad.

Este régimen venezolano usa nuestro mecanismo democrático que tanto sacrificio costó implantar y lo mezcla con esa doctrina populachera-castrense para justificar su vocación golpista de continuas acciones tramposas y subversivas. Legado fundacional y fundamentalista de Hugo Chávez, su cúpula militar conspiradora y su cortejo PSUV. Hoy su recurso agónico es un equipo uniformado de sapos y verdugos rojiverdes. Zapata lo resume (El Librepensador, El Nacional 13-10-13): “Tengo la impresión de que el gobierno conspira contra el pueblo”.

Sí, ciudadanos. Cesppa es la sigla de comisaría de espionaje al servicio del poder policial anticonstitucional.

Pero los disfraces ya no funcionan. El diputado 99 comprobará que el estado mayor corrupto con su habilitante ilegal solo castigará la corrupción de los otros.