• Caracas (Venezuela)

Opinión

Al instante

Nicolás Bianco

Fraude antiuniversitario

autro image
  • Tweet:

  • Facebook Like:

  • Addthis Share:

En medio de una intensa actividad en las universidades autónomas en estas semanas de septiembre, orientada en parte a cumplir con la familia venezolana en cuanto a la reprogramación de semestres y años e inscripciones de la diversas cohortes 2013-2014, las comunidades que integran las nóminas respectivas de cada universidad y los estudiantes que poseen el derecho constitucional del disfrute de óptimas providencias estudiantiles han podido constatar el gigantesco fraude antiuniversitario perpetrado por el gobierno ilegítimo de Maduro Moros.

En el marco de mesas de trabajo cuyos “acuerdos” son ignorados por el MEU y la simultánea puesta en vigencia en términos unilaterales y dictatoriales de la Convención Colectiva Única, CCU, se ha estafado no sólo a los profesores sino a todos los sectores de nómina de las casas de altos estudios del país. Las resoluciones de la junta directiva de Fapuv, del 25 de los corrientes, respaldan nuestra aseveración. Los acuerdos del 6 de agosto (Averu, Fapuv, MEU) han sido descaradamente burlados.

A manera de ilustración, la propia comisión de expertos de Fapuv ha considerado que si el Gobierno hubiese respetado y honrado las Normas de Homologación salarial del sector universitario público, tomando como referencia el lapso 2009/14, el profesor titular a dedicación exclusiva recibiría 558.225 bolívares en lugar de 31.016 bolívares del retroactivo 2013 que pautan las fatídicas tablas salariales de la CCU, y que han sido depositadas en las cuentas del personal activo. En el caso de los instructores con similar dedicación, la diferencia es también abismal (NH: 241.196 bolívares versus 20.503 bolívares de la CCU).

Más aún, la adhesión a las prácticas de “exterminio” del oficialismo subyace en la disposición de la CCU de discriminar y perjudicar severamente al sector de profesores universitarios jubilados. Al rechazar la aplicación de la CCU en julio, en nuestra condición de rector (e) de la UCV para el momento, hicimos un categórico planteamiento ante el funcionario del MEU –por cierto, Calzadilla sigue siendo un ministro clandestino– en que afirmamos la ilegalidad y anticonstitucionalidad de la CCU y asumimos la defensa irrestricta de los derechos constitucionales del profesor universitario jubilado.

Por otra parte, en el MEU no sólo se desconocen las Normas de Homologación y las enormes deudas acumuladas con todos los sectores nominales desde 2002, sino que en breve se anunciará la reconducción para el año 2014 y, por sexto año seguido, del presupuesto universitario. Con toda mala fe, se niega una vez más la reposición de cargos que con absoluta responsabilidad hemos solicitado en términos prioritarios en la cuota presupuestaria que la UCV preparó para el próximo año fiscal. En los últimos 4 años, se nos han negado 8 millardos de bolívares.

En momentos en que escribía el artículo, los compañeros estudiantes me dieron a conocer la nueva burla del MEU en contra del sector estudiantil, al hacer caso omiso del pírrico aumento de becas a 1.000 bolívares mientras envían fondos por los montos de 200 y 400 bolívares para becas y ayudantías. Como si fuera poco, un fraude similar se anunciaba en el caso de los casi 500.000 venezolanos que integran las nóminas de la educación primaria y media.

Es una hora decisiva para la Venezuela democrática y para sus universidades. La dictadura se mantiene por la represión, la muerte y el apoyo de los gobiernos que, como el de Maduro, son forajidos.

Un nuevo llamado a la unidad nacional y universitaria. Rechacemos los enfrentamientos estériles. La autonomía es a la universidad lo que la democracia es a la nación.