• Caracas (Venezuela)

Omar Ávila

Al instante

La ruleta rusa de la delincuencia

  • Tweet:

  • Facebook Like:

  • Addthis Share:

Como ya es costumbre en Venezuela, la semana pasada me tocó vivir en carne propia lo que padecen centenares de ciudadanos a diario: fui víctima del hampa.
Luego de toparme con un cortejo fúnebre que se dirigía al Cementerio del Este, partícipes de la caravana, los “deudos antisociales” del muerto, aprovecharon para robarme mi teléfono celular. Milagrosamente, apareció una patrulla de polichacao, y los funcionarios muy gentilmente me socorrieron y alegaron que no podían seguir a esos delincuentes porque están mejor armados que la policía municipal.

Es preciso recordar que el difunto intergaláctico justificó en cadena nacional –estando recién elegido– “el robo”. También repitió hasta el cansancio el grito de guerra del socialismo del siglo XXI: “Patria, socialismo o muerte”. Otro aspecto importante fue la prohibición de las armas largas a los cuerpos regionales y municipales, colocándolos en desventaja frente a los delincuentes. Durante muchos años, el gobierno fue el promotor de armar a los malandros de la actualidad a través de los círculos bolivarianos y de los llamados colectivos.

Es inaudito que en el desfile del pasado 5 de julio el gobierno haya puesto a marchar a los colectivos, a propósito del tradicional desfile que se lleva a cabo en esta fecha, violando nuestra carta magna, y dándole más fuerza y poder para delinquir.

Lamentablemente así estamos hoy en día en nuestro país, donde las autoridades les temen a los delincuentes. Más de 90 funcionarios han asesinado solo en la Gran Caracas en lo que va del año; el hampa actúa a sus anchas, es la que manda y por ello nuestro pueblo ya está harto; motivado por esta situación se han venido multiplicando los linchamientos, producto de tanta indiferencia, consecuencia de la impunidad, de un gobierno que no le importa la gente, todo esto producto de la peor escasez que padecemos, como lo es la de no tener instituciones justas e independientes.

Donde hay un Estado y unas instituciones sólidas, hay orden y respeto a la ley, nadie toma la justicia por sus propias manos, no hay escándalos de ningún tipo, alborotos, linchamientos, ajusticiamientos, ni nada por el estilo. Lamentablemente, en Venezuela pasa todo lo contrario. Así lo reflejan las cifras rojas diariamente en todos los rincones del país. 

Hoy es tal la descomposición a la cual nos ha llevado el actual régimen, que en las zonas populares del país es más fácil ver armas largas, granadas, balas y muertos que harina de maíz, jabón o pañales.

En el único lugar que hay patria es en Miraflores, donde solo basta con ver el presupuesto de vestimenta y calzado, o la astronómica suma en gastos de comida con lo que la abundancia los rodea, del resto de nuestro pueblo lo único que tenemos seguro nosotros en este país es una urna.

El gobierno, previo a la campaña electoral, pretende hacer creer que está combatiendo la delincuencia a través de las OLP, sin embargo, es bueno recordar que son 23 planes de seguridad los que han fracasado, que han pasado 15 ministros por dicha cartera, y que actualmente se encuentran 4 planes de seguridad activos.

A propósito de estos operativos, cabe preguntarse: ¿cómo es que nadie del gobierno explica por qué la criminalidad en las “zonas de paz” y en los edificios de la Misión Vivienda es tan alta? Y es que todos los delitos se encuentran allí a la sombra del gobierno. ¿De quién es la culpa?

http://visionvzla.blogspot.com/

oavila1973@gmail.com

@omaravila2010