• Caracas (Venezuela)

Omar Ávila

Al instante

¿10 millones?

  • Tweet:

  • Facebook Like:

  • Addthis Share:

Mientras está en pleno desarrollo la elaboración y certificación de una nueva “lista Tascón”, debo decir que Maduro le pidió cacao a Estados Unidos; por eso vino Thomas Shannon a Venezuela, diplomático estadounidense que más conoce los problemas de nuestro país.

Me pregunto: ¿cómo confiar en la cifra de firmantes contra Obama, cuando ni siquiera el líder del PSUV, Hugo Chávez, logró en su mejor momento alcanzar la tan anhelada y publicitada cifra de los 10 millones? ¿Lo van a lograr estos que no llegan siquiera a una mala copia del exmandatario?

Considero que así como una confesión bajo tortura no tiene validez, tampoco la tienen estas firmas obtenidas mediante coacción y amenaza de despido o, incluso, como requisito forzoso para la expedición de un título en una universidad estatal, en fin, una lista ilegal.

Lo cierto es, que mientras Maduro busca de cualquier manera derogar el decreto de Estados Unidos hacia algunos funcionarios venezolanos, los cubanos y los iraníes firman acuerdos históricos con Barack Obama para beneficiar las economías de sus países y, por consiguiente, ofrecerles mejor calidad de vida a sus pueblos.

Merece la pena recordar que el primero fue el acuerdo del gobierno norteamericano con Cuba. Ahora el convenio nuclear con Irán; en fin, nuevas alianzas y compromisos con países “aliados” de Venezuela.

Por esto digo, sin lugar a dudas, que al gobierno venezolano le iría mejor si, en vez de obligar a firmar contra Obama, anunciara una política de apertura hacia Estados Unidos.

Después de la Cumbre de las Américas, indudablemente se le acabará el show que montaron el gobierno y sus acólitos con las firmas, aunque, la verdad sea dicha, los gringos emitieron el decreto que facilitó el showcito por el cuento de la fulana “amenaza”.

Por otro lado, lo que resulta más grave es que el gobierno de Venezuela está abandonando la defensa de nuestros intereses en el Esequibo para favorecer a Guyana, esto es realmente insólito. La concesión a la Exxon Mobil invade nuestras aguas territoriales; mientras el gobierno vocifera el “nacionalismo”, perdemos el Esequibo, y el Delta se encuentra en riesgo.

Todo eso en razón de que Cuba es aliado de Guyana y le impone esta directriz a Nicolás. Ante este desastre de gobierno, no me queda otra cosa que decir como venezolano: ¡qué vergüenza!

La realidad de nuestro país es que no hay comida, no hay medicinas, no dan divisas; sin embargo, para llevar “camaradas revolucionarios” a la Cumbre sí hay dinero, patrimonio de los venezolanos que se encuentran en largas colas para obtener algún tipo de alimento de primera necesidad, en el mejor de los casos. Tristemente, hay un grupito de marionetas de Maduro que se prestan a un nuevo teatro por unos pocos dólares, así como lo confirmó el jefe del Sindicato Bolivariano, cuando comentó que ellos iban con una representación de 60 “defensores de la patria”. 


http://visionvzla.blogspot.com/

oavila1973@gmail.com

@omaravila2010