• Caracas (Venezuela)

Omar Ávila

Al instante

¿Cuáles medidas?

  • Tweet:

  • Facebook Like:

  • Addthis Share:

Debo comenzar comparando que mientras Estados Unidos logró superar su dependencia de las importaciones petroleras gracias a la tecnología, Venezuela no ha logrado diversificar la economía para superar su dependencia de las exportaciones petroleras; eso, gracias a este modelo económico fracasado, que nos ha hecho aún más dependientes.

Es lamentable admitir que no solo aumentó nuestra dependencia del petróleo y de las importaciones, sino que, además, desestimularon el trabajo en favor del clientelismo y el rebusque, acabaron con los salarios y ahorros de los trabajadores, cerraron el paso a la empresa privada, dispararon la inflación, pulverizaron el bolívar y desaparecieron la comida, entre muchos otros “logros” del modelo fracasado de controles en la economía venezolana.

No es un secreto –y ha quedado en evidencia– que los controles asfixian la economía. Revisando los acontecimientos internacionales, encontramos que el presidente de Argentina, Mauricio Macri, les ha devuelto a sus coterráneos la libertad para comprar y vender dólares.

En días pasados, Maduro lanzó un paquetazo de medidas tributarias con el único objetivo de buscar recaudar más bolívares para cubrir el déficit fiscal.

En lo personal, considero que el aumento del ISLR de 34% a 40% puede desestimular aún más el ya deprimido sector empresarial, y con ello profundizar la recesión económica. Eliminar el ajuste por inflación en una economía hiperinflacionaria como la nuestra, cambia la naturaleza del impuesto sobre la renta y lo convierte, de hecho, en un impuesto al patrimonio confiscatorio.

Por otro lado, regresa el nefasto impuesto al débito bancario –bajo el nombre de “impuesto a las transacciones financieras”– un mecanismo de “economía de guerra”, recesivo y altamente inflacionario.

En fin, lo que Nicolás anunció es cómo les meterá la mano en el bolsillo a los venezolanos, pero no anunció qué sacrificios hará el gobierno y cuáles gastos va a recortar para reducir el déficit fiscal; por el contrario, sigue aumentando la burocracia al crear cinco nuevos ministerios que generan gastos excesivos a la nación.
El pueblo venezolano, además del recorte del gasto público, estaba esperando que anunciara las medidas para reactivar la economía, el empleo, el poder adquisitivo, la producción, el abastecimiento, y erradicar la inflación. Estas son las medidas urgentes que piden los ciudadanos, hasta los que aún simpatizan con el oficialismo.

En resumen, el gobierno es incapaz de cambiar este modelo fracasado, ante esto seguirán perdiendo apoyo popular; y ante este panorama, no tengo la menor duda de que la propuesta de cambio de gobierno será unitaria, constitucional, democrática, pacífica y electoral. La mayoría de los venezolanos estamos claros en que no queda otra que cambiar el gobierno para poder tener la libertad económica y el progreso que queremos.

La destrucción del país es tan grande que debemos pasar la página del 6-D, enfoquémonos en la agenda legislativa y en definir una ruta democrática y constitucional para cambiar al gobierno.

Estoy convencido de que Venezuela tiene cómo y con qué salir adelante. Pero no es cambiando a unos ministros por otros que piensan igual. Este “nuevo” gabinete económico integrado por comunistas no es capaz de producir una rectificación. Insisto, hace falta cambiar el modelo fracasado de controles en la economía por uno de libertad económica.

 

*Diputado AN

 

dip.omaravila@gmail.com

Twitter e instagram: @omaravila2010