• Caracas (Venezuela)

Omar Ávila

Al instante

La injusta justicia venezolana

  • Tweet:

  • Facebook Like:

  • Addthis Share:

Sobre la medida otorgada al comisario Iván Simonovis, el gobierno no puede pretender que reconozcamos tal acto como humanitario. Esto lo digo porque, sencillamente, es un deber del Estado ante los graves problemas de salud que ha venido padeciendo este señor que injustamente estuvo una década encerrado.

Por ello, casa por cárcel al comisario es indudablemente un cálculo hecho por el mismo régimen, que en días pasados también liberó a Sairam Rivas y que hizo lo mismo con Yendri Sánchez. Estos “gestos amables” del gobierno no son casuales, son parte del inicio de una nueva estrategia de campaña para tratar de recuperarse en este camino a las venideras elecciones parlamentarias.

Ahora, indistintamente de que la medida tiene mordazas, lo más importante es la salud de Simonovis y que puede dormir con su esposa, estar y compartir, aunque sea por ahora, en la casa, con su familia.

No pretendo con todo esto restarles méritos a Bonny e Ivana por su incansable lucha para lograr la “libertad” del comisario, ni la de sus abogados, ni muchos menos la de los que de una u otra forma desde nuestras organizaciones políticas también alzamos la voz para exigir cantidad de veces durante estos 9 años y 299 días que estuvo injustamente privado de su libertad; pero no olvidemos que siguen presos por esta misma medida los oficiales, y que esta “medida humanitaria” es temporal, claramente así lo determinó el Tribunal Supremo de Justicia, a pesar de que todos los venezolanos sabemos que es inocente.

Tampoco podemos olvidar casos similares, por los que otras personas se encuentran injustamente detrás de las rejas, como lo son más de 20 estudiantes como Christian Holdack, alcaldes legítimamente elegidos por el pueblo, como por ejemplo Enzo Scarano, así como dirigentes políticos como Leopoldo López, y pueblo en general, simplemente por ejercer su legítimo derecho a la protesta.

A los que hoy están en el poder les digo que ellos se han encargado de hacer que en una injusta justicia ocurran casos como este de Iván Simonovis, pero quiero recordarles que de la justicia divina no se salva nadie, véanse en el espejo de su comandante supremo.

Para finalizar, quiero decir que si a los golpistas del año 92 los hubieran medido con la vara que miden ahora esos mismos golpistas a sus adversarios, ahí estarían pudriéndose en la cárcel.

http://visionvzla.blogspot.com/

oavila1973@gmail.com

@omaravila2010