• Caracas (Venezuela)

Omar Ávila

Al instante

La OLP debe ir acompañada de estrategias

  • Tweet:

  • Facebook Like:

  • Addthis Share:

Los graves problemas de violencia y delincuencia en el país no se resuelven únicamente con el nuevo plan denominado Operación de Liberación del Pueblo, que ha venido ejecutando el gobierno del presidente de la República, Nicolás Maduro. Este debe ir acompañado de toda una política y estrategia para atacar el problema de raíz.

Debo decir que cuando se mueve un contingente de gran cantidad de funcionarios policiales para hacer una toma en determinado sector, estos son –más que planes de seguridad– operativos para demostrar fuerza, control territorial; para demostrar quién manda en un país donde se ha cedido territorio y monopolio a la violencia. ¿Es necesario hacer una redada, una limpieza en determinadas edificaciones de Misión Vivienda? La respuesta puede ser mayoritariamente sí, pero el grueso de las políticas públicas, de los problemas, no se resolverá de esta manera con la OLP.

No se trata de criticar todo lo que haga el gobierno, sino de hacer las cosas como deben ser, para que sean realmente efectivas y perduren en el tiempo. Indudablemente, como todo dispositivo, si no está articulado en una política específica, su efecto se diluirá con el transcurrir de los días porque solo ataca puntos determinados, pero no marca una directriz como tal.

Los resultados han arrojado que la OLP, más que un mecanismo policial de seguridad, es un dispositivo militar considerando que en él interviene la Fuerza Armada Nacional Bolivariana. Estos operativos no pueden ser efectivos cuando no se distingue quién infringe la ley y quién no, como ha pasado en la mayoría de los ya ejecutados, donde menos de 10% de los detenidos es presentado ante la Fiscalía.

Considero que estos planes deberían ajustarse dentro de una política de seguridad ciudadana que entre otras cosas obedezca a una normativa que vele por los derechos humanos, además de desarrollar mecanismos que garanticen mayor efectividad.

En un momento en el que la violencia está desbordada, lo lógico es que se le garantice al pueblo su seguridad y no estos planes especiales, que todos sabemos que no han dado más resultados que hoy en día en el país mande el hampa, al punto de no respetar investidura de ningún tipo.

Queremos vivir en paz, ver la presencia permanente de los diferentes organismos policiales según sean sus competencias y que vuelva el patrullaje constante en los distintos sectores, entre otras cosas. Por ello considero que parte de la solución es que exista un trabajo coordinado y programado a corto, mediano y largo plazo, entre los distintos cuerpos de seguridad, en el que las cárceles funcionen y la impunidad le dé paso a la justicia.

Si de verdad el gobierno tuviera la voluntad política de atacar este terrible flagelo, debería comenzar con el desarme de los colectivos y enfilar todo el peso de la ley contra las bandas que se han venido formando durante los años que lleva este régimen en el poder.

Actualmente en Venezuela existen cuatro planes de seguridad que presuntamente están al servicio de la sociedad venezolana: Patrullaje Inteligente por Cuadrantes; el Plan Desarme (vigente, aunque no se mencione); el Plan Pacificación (que aún no lo han derogado) y la OLP. El Ejecutivo aún no presenta acciones efectivas contra la inseguridad y augura que el éxito de la OLP será pequeño, pues no es el trabajo técnico y científico que hace falta.

 

http://visionvzla.blogspot.com/

oavila1973@gmail.com

@omaravila2010