• Caracas (Venezuela)

Omar Ávila

Al instante

Nicolás, aplica las 3R: reflexiona, recapacita, renuncia

  • Tweet:

  • Facebook Like:

  • Addthis Share:

 

Revisando los pasajes de la historia de nuestro Libertador Simón Bolívar, encontré que el 27 de abril de 1830, en un mensaje especial al Congreso Constituyente, el ídolo de esta “revolución” –Bolívar– renunció a la Presidencia de la República fatigado por las intrigas y la anarquía reinante en la época.

Del 20 de enero al 11 de mayo de 1830, Simón Bolívar convocó el Congreso Admirable con la finalidad de evitar la disolución de la Gran Colombia. El Libertador planteó definitivamente su renuncia a la Presidencia de la República en esta fecha y expresó: “¡Colombianos! hoy he dejado de mandaros. Veinte años ha que os sirvo en calidad de soldado y magistrado. En este largo período hemos conquistado la patria, libertado tres repúblicas, conjurados muchas guerras civiles, y cuatro veces he devuelto al pueblo su omnipotencia, reuniendo espontáneamente cuatro congresos constituyentes. A vuestras virtudes, valor y patriotismo se deben estos servicios; a mí la gloria de haberlos dirigido. (...) Temiendo que se me considere como un obstáculo para asentar la República sobre la verdadera base de su felicidad, yo mismo me he precipitado de la alta magistratura a que vuestra bondad me había elevado”.

Narra la historia que Bolívar, convencido de que su distanciamiento de la patria ayudaría a la unidad de la República, o por lo menos a la paz y concordia entre los colombianos, también señaló: “Debéis estar ciertos de que el bien de la patria exige de mí el sacrificio de separarme para siempre del país que me dio la vida, para que mi permanencia en Colombia no sea un impedimento a la felicidad de mis conciudadanos”.

Ante esta decisión del Libertador se eligieron el 4 de mayo de 1830 el nuevo presidente de la República y el vicepresidente, correspondiendo a Joaquín Mosquera y Domingo Salcedo, respectivamente, asumir la responsabilidad de continuar dirigiendo la patria bolivariana. Esta sería parte de las últimas acciones ejecutadas por Simón Bolívar el mismo año de su muerte.

Este pasaje de la historia que encontré en la página web de la Procuraduría General de República Bolivariana de Venezuela demuestra la sensatez de un hombre grande, que conquistó muchas naciones y tuvo la valentía y humildad de aceptar su incapacidad de seguir en el poder.

Me pareció oportuno recordar este episodio de la historia de Venezuela en una época tan difícil a nivel político, social, moral y económico como la que estamos atravesando, 286 años luego de que un hombre de la talla de Bolívar asumiera su derrota. Quizás muchos o todos los que hoy están en las altas esferas del poder y se hacen llamar bolivarianos y seguir el legado del Libertador desconozcan este capítulo. 

Los invito a que se instruyan, lean y copien fielmente los principios que este hombre dejó como herencia a una verdadera patria, esa misma que cayó en manos destructoras, divisorias y corruptas que se escudan detrás del sello de Bolívar. 

Nicolás Maduro, ¡seguid el ejemplo que Bolívar dio! Te aconsejo sigas las tres “R” para que el país avance: reflexiona, recapacita, ¡renuncia! Date cuenta de que ya este pueblo no te quiere, pues como presidente obrero –como te autodenominas– no has sabido entender las necesidades de un país que desde que te dejaron montado en la presidencia, la desconexión ha sido total con una realidad que cada día se agudiza a falta de políticas coherentes y la voluntad de hacer las cosas bien. 

Ahórranos a los venezolanos seguir alargando esta agonía y al Estado venezolano tener que gastarse unos recursos en un referéndum revocatorio, en el que sin lugar a dudas te vamos a dar un revolcón. Estamos en un momento de crisis general, de caos total que está viviendo el pueblo venezolano, necesitamos esos recursos para comprar alimentos y medicinas.