• Caracas (Venezuela)

Omar Ávila

Al instante

Gobierno le huye a la consulta popular

  • Tweet:

  • Facebook Like:

  • Addthis Share:

 

Desde la Unidad seguimos actuando de manera democrática y buscando las vías constitucionales y pacíficas para el cambio, mientras que el gobierno insiste en perpetuarse en el poder como sea; por ello promueve la violencia y desconoce el Estado de Derecho.

Seguramente veremos en los próximos días a la Sala Constitucional del Tribunal Supremo de Justicia obedecer la orden de Maduro de declarar inconstitucional la Ley de Amnistía.

Es incongruente que un gobierno “socialista”, luego de tantos años hablando de democracia participativa y protagónica, ahora le huye a la consulta popular. Los venezolanos tenemos derecho de decidir nuestro futuro y de construir el país en el que queremos vivir‎. Esa Venezuela donde transitemos libremente sin temor a ser robados, ni secuestrados y mucho menos ser asesinados en manos del hampa. Donde tengamos la libertad de expresarnos libremente, donde no seamos vetados por pensar distinto, donde todos los ciudadanos tengamos derecho a la alimentación, salud y educación como reza la Constitución, y donde los servicios e instituciones públicas funcionen.  

Este gobierno se niega a reflexionar y actuar en beneficio de la gente, pero mientras más trabas pongan, más rechazo habrá contra este modelo socialista fracasado, porque Venezuela quiere cambio.

Nicolás habla de que habrá una “insurrección” si la alternativa democrática toma el poder, todo lo contrario es lo que se puede producir, si este insiste en entorpecer los caminos constitucionales que den paso a su salida.

En un país en que cada día son más las pruebas de la grave crisis humanitaria que estamos viviendo, donde 80% de los productos de primera necesidad ya no se encuentran, en el que la falta de medicinas está por el orden de 75%, en donde una prueba irrefutable y sencilla es que no hay leche en ninguna de sus presentaciones. Sin lugar a dudas la crisis humanitaria es una tragedia, pero peor aún es la actitud irresponsable del gobierno ante esta situación.

A esto hay que sumarle que todos los días muere un niño recién nacido por el problema de la salud; nuestra capital es la ciudad más violenta del mundo. Por esta y muchas otras razones es que el papa Francisco tiene sus ojos puestos en Venezuela; esto indudablemente no es poca cosa, y especialmente después del papel jugado por la Iglesia en el restablecimiento de las relaciones entre Cuba y Estaods Unidos y en las negociaciones de paz en Colombia.

Qué bueno sería que, así como ahora ayuda a negociar la paz en nuestro vecino país, el gobierno venezolano se abocara a lograr la paz en Venezuela.

Urge salir cuanto antes de un gobierno en el cual vemos al primer mandatario decir que no hay dólares, como si eso fuera cualquier cosa en un país en donde casi todo lo que comemos tenemos que importarlo, igual pasa con las medicinas y demás productos vitales.

Mientras que Maduro miente diciendo que no hay dólares, vemos que a los tenedores de bonos en Wall Street les ha pagado 2.600 millones de dólares en lo que va de año. Allá no aceptan bolívares. Es más, este mes de abril les pagará 782 millones de dólares, y en mayo otros 983 millones de dólares. Y con Cuba acaba de firmar un convenio por 1.428 millones de dólares. Con este dinero alcanzaría para cancelarle 3 años del bono de alimentos y medicinas que acabamos de aprobar  en la AN para los pensionados y jubilados.

Ya veremos próximamente, cuando venga la banda de chupadólares del Foro de Sao Paulo, que para ellos también habrá dinero.

Definitivamente, lo que “sí hay” en este gobierno es un gran desprecio a nuestro pueblo, y, por supuesto, una irresponsabilidad infinita.