• Caracas (Venezuela)

Omar Ávila

Al instante

Gobierno come… piedra

  • Tweet:

  • Facebook Like:

  • Addthis Share:

A casi dos meses del cierre de la frontera y de los decretos de estado de excepción, el gobierno sigue prometiendo que ahora sí viene el golpe final contra los bachaqueros, cuando en realidad las medidas fueron un fracaso, nunca aportaron solución al problema de raíz.

El gobierno debe entender que no es precisamente con medidas policiales como se pueden resolver los problemas económicos. Lo peor de todo es que, a pesar de que cada vez se agrave el problema de la escasez, el gobierno ni siquiera entiende la complejidad del asunto.

Mientras Estados Unidos y Japón crean la mayor zona de libre comercio del mundo, el gobierno venezolano cierra fronteras e impide el comercio con Colombia. Lo cierto es que llevamos tres años consecutivos con la inflación más alta del mundo, la cual no es consecuencia de la baja en los precios del petróleo, como nos lo quiere hacer ver ahora Nicolás, sino simplemente por la mala política económica.

En Venezuela tenemos una economía de tan baja calidad que este gobierno lo único que hizo fue lograr que una moneda de chocolate valga más que cualquier moneda o billete de los que tenemos hoy en vigencia en nuestro país.

Ahora que estamos en campaña electoral, a Maduro le ha dado por mencionar el precio del petróleo todos los días. Bueno, no tengo problema con eso, pero por qué no aprovecha la oportunidad para cumplir con la ley e informar al país las cifras de inflación, PIB, escasez y producción petrolera, por ejemplo.

Lamentablemente solo en un país arruinado por el modelo económico fracasado la llegada de mil reses, o de unas toneladas de maíz, es un “logro” y una noticia, en esa insistencia del régimen de seguir con su política de importación, que nos cuesta cinco veces más que si produjéramos en nuestro país; sumado a la cantidad de empleos que generaríamos y que lógicamente los productos los pudiera adquirir más barato el pueblo venezolano.

Y seguimos para atrás como el cangrejo, con un gobierno irresponsable que, visto su modelo fracasado, soluciona los problemas que él mismo crea de la peor manera: ¿No hay uniformes? No use. ¿No hay útiles? No traiga. ¿No hay comida balanceada para los alumnos en la cantina? Deles lo que consiga. Y así sucesivamente.

Para ellos es tan fácil burlarse de los venezolanos que ahora los altos voceros del régimen nos mandan a comer piedras fritas y decir que las colas son “sabrosas”; cuando ellos ni hacen colas para adquirir productos básicos, ni mucho menos comen piedras. Si no consiguen insumos aquí, agarran un avión del Estado, y la compran afuera. Es  humillante reírse de la gente cuando ellos tienen la barriga llena y las alforjas también.

El descaro de estos enchufados es tal que ya perdimos la capacidad de asombro al verlos, por ejemplo, pedirle a la gente que no caiga en “tentaciones”, que no se molesten, que no oigan a la oposición, y otra gran cantidad de barbaridades, así como “mantener la revolución cueste lo que cueste”, como dice el ministro Pedro Infante, lo cual significa padecer la inflación más alta del mundo, una escasez que no existe en otros países, bandas criminales mejor equipadas que las policías y enfermedades ya erradicadas en otras partes del mundo. O como el Diputado Elvis Amoroso: “Sin el control de cambio ya se hubiera desfalcado el país”; cuando es todo lo contrario, los controles de cambio siempre han sido y serán mecanismos idóneos para desfalcar el país. En definitiva, estamos frente a un gobierno come… piedra.

http://visionvzla.blogspot.com/

oavila1973@gmail.com

@omaravila2010