Viajes

Zamora escenario románico

Es la ciudad europea con más estilo románico por metro cuadrado. Pero también una de las capitales españolas menos conocidas para el turismo internacional

zamora

“Zamora no se conquistó en una hora” es una frase famosa en España y que hace referencia el sitio de siete meses que soportó esta ciudad castellana en una guerra del siglo XI. Y es que Zamora siempre ha sido defensora de sus tradiciones. Un espíritu que se ha mantenido y que se nota en su gastronomía y construcciones.

En parte por esta forma de ser y en parte por situarse parcialmente aislada de las grandes ciudades de resto de España, Zamora, capital y provincia, ofrece al visitante internacional el mejor escenario del románico en España y, también, el espíritu castellano más auténtico.

De entre los monumentos de la ciudad, la Catedral es la joya de Zamora. Levantada en el siglo XII, aunque reconstruida después. Allí se conserva un retablo de Fernando Gallego y varias capillas con decoración original. La entrada al recinto (4 euros)  incluye también acceso al Museo Catedralicio donde se exhiben algunos de los mejores tapices flamencos de los siglos XV y XVI.

Ubicada en lo más alto de la ciudad, está junto al parque del Castillo y las ruinas del mismo que también se pueden visitar. Desde aquí se tiene una de las mejores panorámicas de Zamora y de los campos castellanos que la rodean.

Estilo predominante. Pero el románico en Zamora se respira en cada esquina, ya que aún se conservan más de 20 iglesias de este estilo en su pequeño centro histórico. Como la Iglesia de San Juan, en la Plaza Mayor, o la Iglesia de la Magdalena, que cuenta con la fachada más decorada de la ciudad y el sepulcro románico mejor conservados. San Isidoro, cercana a la Catedral, o San Cipriano son otros templos románicos que también se pueden recorrer y cuyo acceso es gratuito. Desde San Cipriano se disfrutan unas vistas impresionantes del Duero.

Son restos de una historia que hizo de Zamora un enclave importante para los romanos y su Ruta de la Plata, y también sede de la Corte de los Reyes españoles en los siglos X y XVI o que explica sus murallas, aunque conservadas en la parte que mira al Duero. La importancia de la ciudad decayó según la reconquista  avanzó hacia el sur, pero permitió que Zamora mantuviese hasta hoy su espíritu románico. Todos los días en verano, y los fines de semana en primavera, se ofrecen visitas guiadas desde el casco histórico.

Otros lugares de interés en Zamora son el Museo de la Semana Santa, la festividad más solemne e importante de la ciudad, y donde se conservan trajes y tallas de gran valor artístico y el Antiguo Palacio de los Condes de Alba de Aliste, hoy parador nacional, que es un lugar ideal para tomar un café o un vino, y descansar.  Está situado muy cerca del antiguo palacio de la diputación, de estilo renacentista, que también permite la entrada de turistas a su patio.

Bajar por la calle Balborraz, que une la Plaza Mayor con los barrios bajos ubicados frente al río, es otro recorrido recomendado para quien visita por primera esta villa castellana. Sus tiendas de artesanías y vinos, y el colorido de sus casas, lo han convertido en una de las postales zamoranas por excelencia. 

Por esta zona es posible comprar, en tiendas tradicionales u otras más enfocadas al turismo, los productos típicos de la gastronomía local en la que, además los vinos de Toro, no debe faltar el queso zamorano de oveja, las legumbres como los garbanzos de Fuentesauco o los habones de Sanabria. El mercado central de Zamora es, entre semana y los sábados en la mañana, otra opción para comprar estos souvenirs a un precio “no turístico”.

En la parte baja de la ciudad, en la ribera del Duero, pero al otro lado del río, se pueden  tomar las mejores fotos panorámicas de Zamora. Y en los días calurosos mojarse los pies en el Duero (aunque siempre en las zonas habilitadas). El puente románico del siglo XII, que aún se utiliza, es otra postal.

De tapas y vinos. La provincia cuenta con una gastronomía contundente y cuatro  regiones de vino (Toro, Arribe, Tierra del Vino, Valles de Benavente y vinos de la Tierra de Castilla y León) con muchas bodegas abiertas a los viajeros.

Pero para quienes no tenga posibilidad de moverse por los pueblos, hay dos zonas en la ciudad de Zamora en las que se pueden degustar estos caldos  junto con lo más típico de la gastronomía local. En las callejuelas en torno a la Pplaza Mayor, sobre todo en la calle Herreros y en la zona del bar Los Lobos, en la calle Alfonso de Castro,  se concentran las tabernas más populares.

No hay que dejar de pedir algunas propuestas que solo se pueden encontrar en Zamora,  como las crestas (una tapa a base de cresta de gallina),  las mollejas, el morro de cerdo o los mejillones con pimentón. Sabores rotundos que piden un buen vino tinto, mejor si es un vino de Toro. Cada mes de marzo se organiza en la ciudad un concurso de tapas.

Para comer sentado, los platos más típicos son el arroz a la zamorana, que lleva todo  tipo de carne de cerdo, la trucha o el pulpo a la sanabresa. El bacalao también está muy presente en la cocina local, por la cercanía con Portugal, mientras que los amantes de la buena carne deben pedir ternera de Aliste, procedente de un pueblo cercano a Zamora y de excelente calidad. Los Caprichos de Meneses o Agape, en la plaza Mayor, y El rincón de Antonio, en la rua de los francos, son algunos de los restaurantes destacados.


Cómo llegar

Son  2 horas y media por carretera desde Madrid. La autopista cuesta 12 euros. Hay líneas regulares de autobús y tren.


Excursiones de medio día en la provincia

Desde Zamora se pueden visitar, en el mismo día por su cercanía,  dos enclaves muy interesantes dentro de la provincia

Toro y su vino. A pocos kilómetros de Zamora capital se puede visitar la localidad de Toro, conocida principalmente por su vino que cuenta con una denominación de origen propia, Vino de Toro. La localidad es visita imprescindible por su  colegiata, del siglo XII, de Santa María la Mayor  así como otras joyas arquitectónicas como el Monasterio de Sancti Espiritus o el de Santa Clara.

El vino de Toro es muy curioso en  muchos aspectos. Se elabora con una uva propia de la tierra, la tinta de Toro, y el sabor fuerte de los caldos de esta tierra los hacen muy diferentes a otros vinos. Además se trata de una producción muy exclusiva pues se produce en solo una extensión de 5.800 hectáreas. Toro es una excelente opción como  excursión de medio día desde Zamora capital

Parque Natural Arribes del Duero. En la frontera entre España y Portugal el río Duero ha formado acantilados de 200 metros a lo largo de varias decenas de kilómetros que se pueden recorrer en pequeños cruceros para conocer la geología y microclima de este rincón natural de España intacto a la mano del hombre. Buitres, murciélagos, búhos reales o el halcón peregrino son algunos de los pobladores de esta región. Excelente excursión de medio día desde Zamora

Otros lugares de interés de Zamora son el lago de Sanabria, especialmente interesante en verano, o la Sierra de la Culebra, que quedan un poco más alejados. Por Zamora también pasan algunas rutas del Camino de Santiago, como la Vía de la Plata, que viene del sur, el camino salabrés o el camino matritense.  Estos últimos son mucho menos populares que el camino francés, lo que los convierten también en más atractivos. Pero al mismo tiempo es necesario informarse mejor de los albergues y servicios disponibles  ya que no están tan desarrollados. Los folletos completos se pueden descargar gratuitamente en http://www.turismoenzamora.es/index.php/es/rutas/caminos-jacobeos

Castilla y León en combinación.  Los viajeros en tours largos pueden combinar Zamora con otras joyas castellanas como la ciudad de Salamanca (a 60 minutos por carretera), Valladolid (90 minutos por carretera) e incluso Ávila (a 2 horas por carretera)


DATOS UTILES

Información turística:  www.turismoenzamora.es y www.romanicozamora.es, www.guiaszamora.com  y www.arribes.net/

Información vinos:  www.dotoro.com

Visitas guiadas: todos los  sábados de julio, agosto y septiembre se ofrecen visitas guiadas gratuitas por el centro histórico de Zamora capital. Sale a las 11:00 am de la plaza Viriato con una duración de2 horas y media. El resto de los días también se ofrece visitas guiadas a las 11:00 am pero con un costo de 10 euros por persona (gratis menores de 12 años). También se ofrecen visitas guiadas una vez al mes en otras localidades como Benavente o Toro.

Alojamiento: El Hotel AC Zamora, a 5 minutos caminando del centro, ofrece buenos precios desde 70 euros la habitación doble con desayuno si se reserva con plazo suficiente