Viajes

Organizar y planificar un viaje familiar

Con las vacaciones escolares tan cerca lo mejor es prepararse y coordinar todo antes de salir

viajes familoa
Por Amaris Peraza

Ya están a la vuelta de la esquina las vacaciones de agosto y una de las cosas que más motiva a los niños (y también a los grandes) son los viajes familiares.

Para evitar dolores de cabeza, lograr descansar y disfrutar, los padres deben planificar. Para ellos estas recomendaciones.

1. Tome en cuenta las edades y gustos de los miembros de la familia a la hora de escoger el lugar.

2. Una vez elegido el destino, chequee la documentación que necesitará para proceder a los trámites.

3. Escoja el medio de transporte y el alojamiento. Esta decisión es esencial para que el viaje salga bien. Debe considerar que si tiene niños pequeños es indispensable ir a zonas seguras.

4. Si elige con tiempo el destino podrá disfrutar de descuentos en las atracciones, y para obtener estos beneficios debe revisar bien horarios y fechas.

5. A la hora de empacar debe tener en cuenta: el tipo de destino (ciudad, playa o montaña); tiempo que dura el viaje; el clima predominante; edad de los niños; condiciones especiales (como alergias). Con estas especificaciones escriba una lista y vaya empacando en función de esa selección, de esa forma no se le quedará nada, pero recuerde llevar lo estrictamente indispensable: es más fácil viajar ligero que llevarse toda la casa.

6. Genere un plan de actividades especiales en el sitio de destino para los más pequeños y no olvide mantener las rutinas (a la hora de comer, dormir, entre otros).

RECUADRO

Para los padres

Para disfrutar de este tiempo libre en familia los padres deben recordar:

- Tener paciencia (un poco más que en casa).

- Cambiarse el chip: los viajes ya no son un asunto de dos, sino de tres o más miembros de la familia. Como pareja no van a contar con el tiempo (y la libertad) que tenían antes.

- Que todo toma más tiempo. No hay prisa, están de vacaciones, así que evite las conexiones con poco tiempo entre ellas.

Es inevitable que los planes cambien cuando viaja con niños. Así que lo que queda es adaptarse y ¡buen viaje!