Viajes

Manual de ociosidades de Valentina Quintero

Pampatar

En Nueva Esparta

El castillo de Pampatar

En una ocasión fui a un concierto en el castillo de San Carlos de Borromeo, en Pampatar. Lo recuerdo como una presentación fascinante. Estaba con mi mamá. Empezó a las 5:30 pm, despedimos el día, le dijimos adiós al sol, el mar se oía de fondo y la música subía hasta las nubes porque no había techo que la contuviera. Ojala que el castillo sirviera de recinto cultural a Pampatar. Que siempre ofreciera actividades. Que se convirtiera en nuestro gran teatro histórico.

Para ir: Pampatar, frente a la iglesia del Cristo del Buen Viaje.

En Carabobo

Dos comederos en Miranda

Comparto con ustedes datos de amigos en Nirgua. Aseguran que debemos pararnos a comer en El Corral de Miranda, justo en la virgen debajo de la pasarela. Eso queda en la vía de Nirgua, cuando vas hacia los Valles Altos de Carabobo. Atómicas las cachapas, el cochino frito, las sopas, la carne en vara y las gloriosas costillas de cerdo. Por ahí mismo pueden llegar hasta Florentino, otro restaurante con similar menú y calidad.

Para ir: pueblo de Miranda, en la vía hacia Nirgua.

En Táchira

Deportes de aventura

Un grupo de jóvenes, empeñados en convertir el Táchira en el gran centro de deportes de aventura, se unieron en la asociación tachirense de esa especialidad para llevar a quien los llame adonde pidan. La oferta es variadísima. Rutas de montaña por los parques nacionales Batallón y La Negra con lagunas periglaciares, bicicleta de montaña, un bike park, rutas de escalada natural y artificial, zona de vuelo de parapente, pesca deportiva, rafting en el río Doradas, varios canyoning, senderismo, canoping o espeleología en Rubio. Absolutamente confiables, profesionales y entusiastas.

Teléfonos: (0426) 727 0835; (0416) 876 7085; (0416) 105 2512; (0414) 177 8888.

E-mail: atda.directiva@gmail.com

Instagram y Twitter: @atda_vzla

En Guárico

Las Caretas

Ricardo Freites se luce en su hato Las Caretas. Una finca puede ser glamorosa y así es la suya. Jardines con muchísimas flores y matas de colores. Unas tarimas que funcionan como “estaderos”, que es la palabra llanera para decir lounge. Las señoras que atienden se visten de falda larga y camisa de faralaos, como si fueran a bailar joropo. La comida es gloriosa, con sabores inesperados: asopado de pato, pastel de babo, unas cachapas con nata hecha en casa, ensaladas de frutas, el dulce de mango entero. Las habitaciones con fotos de la familia, lavamanos de flores y tonos diferentes en cada baño. Las tanquillas para refrescarse del vaporón están rodeadas de jardines. Un huerto. Cochinos, gallinas, patos. Puedes solicitar sembrar un árbol para apoyar la reforestación,pasear a caballo, ordeñar, hacer queso, hasta hay un museo en honor a su padre. Es un sitio perfecto para ir en familia.

Para ir: hato Las Caretas, carretera nacional Calabozo–Camaguán, a 13kms de la alcabala de Corozopando.  E-mail: agropecuariahatolascaretas@hotmail.com  

Teléfonos: (0414) 333 3755; (0412) 770 46699.   En la web: www.hatolascaretas.com

Facebook: Hato Las Caretas  Instagram: @hatolascaretas

En Monagas

Un buen guía

Cuando la vida los lleve a Caripe, les ruego que no se conformen con la Cueva del Guácharo. Hay mucho que ver. Busquen a Luis Carlos Betancourt, presidente de Senderos Chaimast. Se esmera al llevar a la visita a la caminata de cerro Negro, el jardín Cocollar, las cascadas de Chorrerón y La Paila, La Vuelta Larga, la montaña Los Manantiales y la Cueva del Guácharo. Pura naturaleza virgen y feliz.

Teléfonos: (0412) 484 8871,

(0424) 971 6851.

E-mail: senderoschaimast@gmail.com 

Instagram: @senderos_chaimast

En Aragua

El amor de Carlos

Edis tuvo 11 hijos. En las paredes está el afiche con la foto de cada uno de ellos. Un regalo que le hicieron. Esta mujer, que pertenece a la cofradía de San Juan y también a la de los Diablos, ambas en el pueblo de Chuao, tiene el restaurante junto a su hija Geisa. Se llama El amor de Carlos. Dulce sabor a Chuao. Pequeño, con mesas con manteles plásticos, ventanas al pueblo y ventiladores. Aquí se come glorioso: pescado frito con tostones de topocho o de ñame de palo, ensalada rallada, pollo al cacao de Chuao, arepas, jugos naturales y de postre puede ser jalea de mango si es temporada, dulce de lechosa o de mamón. Abren a diario para las tres comidas, precios solidarios y consentimiento total.

Para ir: calle San Juan, Chuao, costa de Aragua, en peñero desde Choroní es lo más cerca.

BIEN DATEADO

Cuando anden por la Villa del Rosario, en Zulia, y les dé hambre, vayan hasta el mercado municipal –abre a diario desde las 4:00 am– y pidan las tostadas de maíz amarillo. Las meten en la tostadora con un tolete de queso blanco encima para que se derrita; lo mismo hacen con los sándwiches. ¡Más bueno!

Si la ruta es Machiques –también en Zulia–, acérquense a Que la viejita o Donde Nelio en la calle Arimpia, sector El Bojorero. Es el restaurante en la casa de Denis y Nelio, un par de perijaneros que ofrecen almuerzos criollitos: pastel de papa con pollo, lengua en coco, lomo encebollado, corvina frita, muchacho horneado en salsa de piña y de postre arroz con leche con dulce de lechosa. Atienden junto a su hija Yasmira. A partir de las 4:00 pm venden –solo para llevar– arepas de plátano, yuca, maíz y cuajaditas.