Viajes

Conoce el ático sobre Roma

Desde noviembre abrirán al público los dos niveles más altos del Coliseo, con vistas espectaculares de la Ciudad Eterna

coliseo atico

EFE/Alessandro Di Meo

A la nueva perspectiva del Coliseo ya la llaman el “ático” de Roma porque desde esa altura además de tener la mejor vista a 360 grados del anfiteatro se tiene otra privilegiada del Colle Oppio y del Palatino, dos de las colinas de Roma

El Coliseo romano sigue ofreciendo sorpresas y desde noviembre se podrán visitar los dos niveles más altos del anfiteatro Flavio, los más alejados de la arena y reservados a la plebe, pero con vistas espectaculares: un verdadero ático sobre Roma.

Si la apertura de los dos nuevos niveles - el IV y el V - ya son una realidad, el Coliseo ofrecerá en el futuro una nueva perspectiva con la reconstrucción de su arena, que volvió a confirmar esta semana el ministro de Bienes Culturales italianos, Dario Franceschini.

El 1° de noviembre se abrirán las visitas limitadas a un máximo de 25 personas -por motivos de seguridad dada la altura y las empinadas rampas para acceder- y tras reserva previa de los nuevos niveles para poder observar el anfiteatro a vista de pájaro, a 50 metros de altura.

El V nivel era el único no numerado, destinado a las entradas más baratas, a la plebe romana, la más alejada del espectáculo de los gladiadores, pero la única que contaba con un pequeño tejado que protegía del sol y de la lluvia.

En el piso inferior se sentaban los pequeños comerciantes, personas que tenían cargos públicos, a los que se destinaba al menos un puesto numerado en los asientos. Eran asientos de madera y no en mármol travertino como los destinados a las clases alta de la República romana

A la nueva perspectiva del Coliseo ya la llaman el “ático” de Roma porque desde esa altura además de tener la mejor vista a 360 grados del anfiteatro, se tiene otra privilegiada del Colle Oppio y del Palatino, dos de las colinas de Roma.

“Una experiencia increíble que los turistas se llevarán de Roma”, afirmó Franceschini. Con estas dos nuevas aperturas se completa la visita total del Coliseo después de la apertura hace algunos meses de los subterráneos, los ambientes espartanos donde los gladiadores esperaban su turno para salir a la arena.

El nuevo recorrido comienza en el II nivel, a unos 30 metros de altura, en la galería a la que llegaban los espectadores para subir a los pisos más altos y que se abrirá también al público en noviembre.

La restauración ha permitido sacar a la luz el estuco blanco y con algunos puntos de color que revestían la galería y la iluminación prevista recuerda la penumbra de hace 2.000 años, cuando la luz se filtraba solo por pequeñas claraboyas y se encendían pequeñas antorchas colgadas en las paredes en los días de espectáculo.

La nueva visita es también un recorrido social de la Antigua Roma y de su división por clases pues en el I nivel se sentaban los senadores, en el II los llamados “equites”, un unidad militar especial de caballería dedicada a la escolta del emperador, en el III una especie de clase media romama, en el IV los comerciantes y en el último la plebe, explicó la directora del Coliseo, Rossella Rea.

El monumento, incluido entre las siete nueve maravillas del mundo, llegará este año a los 7 millones de visitantes, 10% más que el año pasado, asegura la dirección, y aumentará en los próximos años con estas nuevas aperturas.

Pero los planes para el Coliseo no se quedan ahí, porque Franceschini adelantó que esta semana que comenzarán en breve las obras para recuperar la arena y que durarán un año y medio.

Será “un proyecto innovador”, basado en una estructura que haga de la zona “una plaza” accesible y abierta a “diversas actividades” y que costará unos cinco millones de euros, en parte incluidos en la donación que hizo la compañía del lujo Tod's, presidida por el empresario Diego Della Valle y que sirvió para restaurar recientemente el anfiteatro.